Teresa Chara de los Rios
En cada campaña electoral, los candidatos y allegados, desarrollan diversas actividades. Si bien algunas son repetitivas, otras exigen creatividad, pues la población también está cambiando.

Los discursos. – La gran mayoría de la población se muestra indiferente a los discursos de los candidatos.  Son muchos candidatos, tanto para la regional como para la municipal, así que nuestros pobres oyentes tendrán que bloquear sus oídos para no salir corriendo del local, cansados de tantos discursos, algunos muy técnicos e incomprensibles, otros poco o nada interesantes.

Son discursos cargados de tantas promesas que la población ya no les cree. Entonces, los candidatos harán promesas casi irrealizables y que una vez que ganen, no las recordarán. Esto lo sabe la población, por eso estarán presente en los mítines o reuniones, pero no los escucharán porque saben que una vez que lleguen a ser autoridades, se esconderán, cerraran las puertas de sus oficinas, o les darán citas después de dos meses de espera, para luego derivarlos a los técnicos que no tienen poder de decisión. Así empiezan una vía crucis.

Los refrigerios y dádivas.- De acuerdo a la Ley de Organizaciones Políticas, en su Artículo 42° sobre “Conducta prohibida en la propaganda política.- Los candidatos en el marco de un proceso electoral están prohibidos de efectuar entrega o promesa de entrega de dinero, regalos, dádivas, alimentos, medicinas, agua, materiales de construcción u otros objetos de naturaleza económica, de manera directa, o a través de terceros por mandato del candidato y con recursos del candidato o de la organización política. La limitación establecida en el párrafo anterior no es de aplicación en caso de que:

  1. Con ocasión del desarrollo de un evento proselitista gratuito, se haga entrega de bienes para consumo individual e inmediato.
  2. Se trate de artículos publicitarios, como propaganda electoral. En ambos supuestos no deben exceder del 0.3% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) por cada bien entregado” es decir S/ 12.45 soles (S/ 4,150*0.3%).

Muchas de las personas asisten a las charlas o reuniones de los candidatos, esperando que llegue la hora del refrigerio.

Los refrigerios tienen un efecto positivo. Si el candidato no entrega algo material a cambio, se irán retirando hasta dejarlo sólo con sus dirigentes. Las personas hacen comparaciones y los locales donde se entreguen mejores refrigerios y haya televisores, serán los más visitados, pero no se engañen, esto no significa que tienen sus votos asegurados.

En la época de campaña electoral, los locales partidarios se convierten en mesa de partes donde llegan las solicitudes de un sin número de pedidos, que van desde pelotas, polos deportivos, bolsas de cemento, ladrillos, calaminas, y tantas otras cosas. Actualmente eso está prohibido, sin embargo, los pedidos seguirán llegando a pesar de su prohibición.

Lo cierto es que el candidato se las ingeniará para atender ciertos requerimientos, porque sabe que, si no los atiende, no votarán por él. En las elecciones cada voto cuenta, así que tendrán que arriesgarse para no perder votos. Aunque en la realidad, el voto es secreto y finalmente el elector votará por quien crea conveniente.

También se desata una guerra sucia entre los propios candidatos, incluso si éstos son familiares o amigos de toda la vida. Destruyen o manchan los paneles contarios, difaman. Detrás de un candidato habrá varias personas encargadas de revisar si tiene denuncias, sentencias judiciales o problemas de infidelidad. Revisarán sus redes sociales. Mucho cuidado con lo que publican en estos medios.

Lo que también es cierto, es que las electoras, son muy diferentes a las de años atrás. Por ejemplo, si antes las mujeres votaban “por el más guapo” hoy día esa mentalidad ya no va más. Las mujeres están más informadas y emiten su propia opinión.

Las mujeres estamos más sensibilizadas con lo que les pase a otras mujeres, y rechazamos a los candidatos que tengan juicios por alimentos, por reconocimiento de paternidad, denuncias por acoso, violencia o violación sexual. Esto es válido, si un candidato ha caído es estos delitos, es porque no siente amor ni valoran a los niños, no tienen respeto por las mujeres, entonces, no merecen ser nuestras autoridades.