Kelin  y Caramela Bravo Silva, junto a Marco Antonio Campos Rosas serán internados en el penal mientras se les investiga por su presunta participación en diferentes asaltos perpetrados en la provincia de Yarowilca. Tras 11 horas de audiencia, la jueza Maybee Ponce Rojas  declaró fundado el pedido de prisión preventiva del Ministerio Público.

En la audiencia realizada el martes en la Sala de Apelaciones de Huánuco, el fiscal Cristian Mendoza Baylón sustentó su pedido de dictar prisión contra los tres detenidos el 22 de febrero en el poblado de Chupán, distrito de Aparicio Pomares.

Para la Fiscalía, Kelin de 20 años de edad, Caramela de 24 y Marco Antonio de 29, junto a otros sujetos participaron en al menos cuatro asaltos. Kelin ha sido considerado autor del delito de robo agravado, mientras que los otros dos sus cómplices.

Un primer asalto en el que habrían participado los investigados, según el relato fiscal, se perpetró el 2  de enero del 2019  en el centro poblado de Rondobamba, distrito de Aparicio Pomares. Según denunciaron Felicita Rivadeneira Nolasco y su esposo Juan de Dios Charre Jacinto, fueron unos 4 los delincuentes que ingresaron a su casa y amenazándoles con un arma de fuego y cuchillo les exigieron la entrega del dinero.

Ante la negativa, los delincuentes empezaron a golpear a Juan de Dios, circunstancias que habría reconocido a Kelin y su hermano Jhony, incluso el agraviado le habría dicho “primo Kelin por favor no me mates”, a lo que Jhony le dice a Kelin: “Nos reconoció, mátale”, por lo que le dispara en el hombro izquierdo y luego huyeron llevándose 10 mil soles.

La bala afectó la columna del agraviado que quedó postrado en cama y falleció 6 meses después, por  lo que el fiscal sostuvo que Kelin podría recibir cadena perpetua.

El segundo asalto fue perpetrado el 10 de febrero del 2019 en el lugar conocido como Tuctococha, carretera Patay Rondos (Marías) Huánuco. Al llegar al lugar el carro en el que viajaban Yolanda Facundo Cabrera y otros ciudadanos, la carretera estaba  bloqueada con piedras. Al detenerse fueron rodeados por unos 8 delincuentes que portaban armas, los mismos que les despojaron de sus pertenencias.

Otro hecho en el que habrían participado es el perpetrado el 16 de febrero último en la carretera Huánuco – La Unión, cerca del puente de Acobamba. Unos 8 armados  interceptaron un vehículo, cuyo conductor quiso huir, pero los maleantes dispararon al vehículo, logrando que se despiste. Los pasajeros también fueron víctimas del robo de sus pertenencias.

El último atraco que habría cometido la banda ocurrió el 21 febrero. Al promediar las 5 de la tarde, varios miembros de una familia que se trasladaban a Chupán para participar de los carnavales fueron atacados por un sujeto en motocicleta que se aproxima para el lado del chofer y le pide 100 soles. Como se niega a darle, Jhony Bravo Silva lo golpea.

Tras ellos llegaron los investigados Kelin y Marco Campos quienes se suman a la agresión al transportista, quien indicó que un familiar de los acusados hizo una llamada telefónica pidiendo que lleven la pistola.

Este hecho movilizó a la policía de Yarowilca y al fiscal Cristian Mendoza.   Tras la versión del chofer Henry Criollo, el fiscal dispuso las diligencias, una de ellas fue la inspección domiciliaria de los investigados.

Fue así que al ingresar a la vivienda que ocupaban los hermanos y su supuesto cómplice, las autoridades encontraron gran cantidad de objetos y enseres que serían producto de los robos. Algunos agraviados han reconocido sus pertenencias robadas.

En la audiencia, el fiscal comunicó a la jueza que los sujetos intentaron evitar el registro domiciliario y le ofrecieron “pagar” 500 soles.

Asimismo dio a conocer que mientras se realizaban las diligencias en el domicilio de los Bravo Silva, un grupo de pobladores los acusaba de estar involucrados en diversos hechos delictivos, por lo que al encontrarse en la vivienda Kelín, Caramela y Marco Antonio fueron detenido al encontrarse en flagrancia delictiva.

Para los dos últimos el fiscal ha manifestado que serían condenados a 12 años de cárcel, de ser hallados culpables.

En la audiencia, Caramela y Marco se declararon inocentes, que hace poco habían llegado a Chupán. Ella por las elecciones y él para conocerla personalmente, pues habían entablado amistad por el Facebook. Y Kelin ha dicho que “ellos nada tienen que ver”, reconociendo implícitamente su participación en hechos delictivos.