Mg. Lilian M. Mendoza Pozo

Todo padre desea que su hijo sea el mejor en la escuela, para alguno de ellos la nota de 20 o cercano a 20 es el ideal y desde su perspectiva suele repetírselo a su hijo: ¡estudia!, ¡estudia para que seas el mejor!, lo repite a diario con el fervor del deseo, sin considerar que es necesario acompañar al dicho con acciones de cómo debe estudiar, qué debe tener en cuenta para lograrlo. Lo que nos lleva a preguntarnos; ¿cómo puede contribuir un padre para el éxito académico de su hijo?

Cada persona es artífice de su éxito en general y en este cada estudiante es artífice de su éxito académico, pero en este caso es necesaria la participación del padre de familia y del profesor para lograrlo. Al respecto las investigaciones señalan que: cuando hay un trabajo en equipo entre profesor, padre de familia y estudiante los resultados académicos de un niño son óptimos.

En su quehacer diario los profesores esperan un nivel de participación mínima de cada padre de familia, por consiguiente:

  •  Empiece asegurándose que su hijo tome un desayuno saludable cada mañana antes de que vaya a la escuela para que pueda rendir adecuadamente en clase.
  • Asegúrese que su hijo llegue a tiempo a la escuela, esto le permite cultivar la puntualidad y por ende gradualmente va generando la responsabilidad de que cada actividad tiene su tiempo de ejecución.
  • Dialogue, converse con la profesora sobre cualquier preocupación o preguntas que usted tenga en relación al aprendizaje o trato que le brindan a su hijo en la escuela.
  •  Sea un modelo a seguir ante los ojos de su hijo. Mostrando interés para leer, leyendo y demostrando ventajas del aprendizaje de cosas nuevas.
  • Elabore con su hijo un horario para la casa, en él debe figurar una hora específica para realizar la tarea, esta hora debe ser concordante con el tiempo que usted está disponible para ayudarlo o escucharlo si lo necesita (esto sobre todo en los primeros años, hasta que se forme el hábito de hacer la tarea en el niño). Este horario no solo contiene la hora de hacer la tarea, en él también se considera otras responsabilidades que debe realizar el niño en el hogar de acuerdo a su edad, de manera que entienda que además de cumplir con la tarea debe colaborar con sus padres teniendo responsabilidades básicas como: limpiar la mesa, ayudar a sus padres, hacer mandados, acomodar y barrer su habitación, guardar la ropa, lustrar sus zapatos, entre otros.
  • Fomente el hábito de la lectura a través de su práctica diaria, acompañándolo en la aventura.
  • Motive y observe que su hijo cada día prepare su mochila, guardando las cosas que tiene que llevar al colegio cada día.
  •  Asegúrese que su hijo duerma lo suficiente cada noche para que desarrollen su cuerpo y mente adecuadamente.