“A Huánuco, mi tierra, le quiero pedir una oportunidad (…) No soy perfecto, posiblemente he cometido errores, pero en esta etapa de mi vida quiero hacer lo mejor”. Es el pedido de Luis Briceño Jara, el flamante gerente general del Gobierno Regional que estrena el gobernador regional Juan Alvarado Cornelio.

Briceño Jara que fue funcionario en la Municipalidad de Amarilis en su etapa más violenta (por el atentado a la teniente alcaldesa Silvia Trujillo, asesinato del alcalde César Martínez e inestabilidad en la alcaldía), dice haber aceptado la invitación de Juan Alvarado para asumir la Gerencia General del Gobierno Regional para cobrarse la “revancha” de aquello que no pudo hacer cuando funcionario en Amarilis.

El 31 de diciembre del 2018, Luis Briceño terminó su gestión de gerente general en el Gobierno Regional de Ucayali (Goreu) dirigido por el también huanuqueño Manuel Gambini, a quien también acompañó como su funcionario de confianza en la Municipalidad Distrital de Irazola, Ucayali, de donde dieron el salto al Goreu.

“Al finalizar la gestión tuve la oferta de los Gobiernos Regionales de San Martín, Loreto y de Juan Alvarado  de  regresar a  Huánuco. No dudé en regresar a nuestra tierra, porque por ahí quedaba un poco de revancha, porque quizá no dimos  todo cuando asumimos el cargo  de gerente municipal de  Amarilis, de repente por la juventud porque recién iniciábamos  en la administración pública”, explica sobre su llegada.

“Hasta donde nos den  la confianza aplicaremos la mucha o poca experiencia  adquirida en esta trayectoria en la gestión pública. Creo que he logrado cierta madurez para lo que es el  impulso de desarrollo  de  un territorio que contribuye al desarrollo nacional”, agrega.

Resistencia natural

Pero su designación por parte de Juan Alvarado no ha estado exenta de críticas y ha enfrentado y enfrenta resistencias en el entorno del gobernador regional.

Al respecto, Luis Briceño precisa que conoce a Alvarado de hace muchos años atrás por la amistad de éste con sus hermanos mayores. “Es una amistad familiar”, asegura y niega tajantemente que el ahora gobernador regional de Huánuco haya sido proveedor (a través de sus empresas) del Gobierno Regional de Ucayali cuando era el gerente general.

“Ninguna de sus empresas  ha tenido vínculo con el  Gobierno Regional de Ucayali”, afirma.

Briceño Jara considera “natural” las resistencias a su designación en el entorno de Alvarado. “Yo también he sido parte de una campaña política en años anteriores y normalmente el grupo político quiere volcarse a la otra etapa  que es hacer administración. Es lo más  natural, pero espero consolidar las ideas con ellos. Se tiene que entender que si queremos hacer una gestión exitosa o al menos aceptable se tiene que sumar personas con experiencia, no solo en edad sino también en trayectoria (…) He venido a sumar”, indica.

El gerente general del Gobierno Regional insiste en que se ha sumado al equipo conformado por Alvarado y que ha aceptado la presencia de jóvenes, porque también fue joven cuando le dieron la oportunidad de ingresar a la administración pública.

“Estos jóvenes de repente no tienen experiencia en el Gobierno Regional pero sí en la gestión publica a nivel municipal y tienen cierta trayectoria a pesar de su edad. Ellos van a ponerle el dinamismo que necesita la administración publica y ahí con el soporte de mi persona y algunos asesores que se están sumando, creo que vamos a lograr conjugar experiencia y juventud”, apunta.

Luis Briceño advierte que ha indicado que en las resoluciones de designación de los gerentes se incluya la fecha de su evaluación en marzo. “Ahí tendremos la visión clara de si dan o no dan” en el cargo, anota.

Sus recomendadas

En las últimas semanas de diciembre se afirmaba que Luis Briceño llegaría al Gobierno Regional con cinco de los gerentes que trabajaron con él en el Gobierno Regional de Ucayali. “Es falso. Yo conozco cómo es la política y haría mal  en ir y copar un  espacio que por derecho lo tienen ganando los que han estado en la  campaña. Eso es natural”, indica.

Pero tampoco es que haya llegado solo. Briceño dice haber recomendado ante Alvarado a las abogadas Zulma Picón y Carla Orihuela, con quienes trabajó en el Goreu y que son de Huánuco.

Zulma Picón es asesora del gobernador regional (cargo similar al que ocupaba en el Goreu) y Orihuela es la flamante secretaria general del Gobierno Regional de Huánuco.

“Y estamos viendo la posibilidad de sumar al equipo al ex gerente general del Gobierno Regional de San Martín que también conoce Huánuco y es uno de los pocos expertos en desarrollo económico: Luis Vela  Guerra”, añade Briceño Jara.

Adelantó que Vela Guerra asumiría hoy la Gerencia de Desarrollo Económico del Gobierno Regional de Huánuco.

“No estamos buscando monjes”

Sobre las denuncias que enfrenta Zulma Picón tras su paso por Asesoría Jurídica de la Municipalidad Provincial de Huánuco en el segundo gobierno de Jesús “Koko” Giles Alipázaga, Briceño esbozó una defensa: “Quienes estamos  en la  administración publica somos pasibles de denuncias con o sin razón (…) pero si hacemos bien las  cosas en las instancias correspondiente vamos a demostrarlo y se archivarán”.

Y si bien dijo no conocer al detalle el caso que involucra a Zulma, insistió en que buscan gente con experiencia para minimizar los errores en la gestión.

“Creo que en la administración  pública no estamos buscando monjes,  pero sí estamos buscando gente de experiencia, porque hoy en día la administración  publica es de especialistas. Si queremos hacer  una gestión aceptable y tener menos denuncias hay que rodearse de gente experta”, insiste.

La Fiscalía Anticorrupción formuló acusación contra Zulma por las irregularidades en la contratación y pagos al Consorcio Virgen de la Puerta para y por la ejecución de las obras de cambio de redes de agua potable y alcantarillado y rehabilitación de pistas y veredas de la zona urbana del distrito de Huánuco por 9 millones 753 mil 702.46 soles. Y ha pedido 17 años de cárcel para ella. En este caso también están comprendidos los exalcaldes Jesús ‘Koko’ Giles Alipázaga, Lorenzo Silv, sus exfuncionarios l Clever Castañeda Ramón, José Aníbal Rojas Barrera, Celso Nazario Cajas Esteban y los representantes del consorcio, Javier Miguel Sánchez Solano y Yul Delgado Arana.

Lección aprendida

Luis Briceño se refirió a dos denuncias que enfrentó en Ucayali: Lavado de activos y violencia familiar. Sobre la primera dijo que se archivó y la calificó de “descabellada” pues lo vinculaban al narcotráfico. “La denuncia de lavado de activos se ha convertido en instrumento legal  para desprestigiar, porque es la más fácil” de hacer al no requerirse de medios probatorios, solo sospechas.

Sobre la denuncia que su esposa presentó en el 2013 por violencia familiar, dijo que ya ha superado esa etapa de “fricción” con su esposa y que ha sido una lección aprendida. “De ahí en adelante llegó la felicidad a mi  hogar”, indica tras comentar que hace dos años llegó su último hijo.

Sin intromisiones

Sobre las versiones de que la hija del gobernador regional, Inés Alvarado, estaría colocando trabajadores, el gerente general del Gorehco dijo no haberlo visto y que hasta ahora no ha tenido ninguna interferencia en sus decisiones.

“No se pueden tolerar las intromisiones a las decisiones gerenciales de carácter técnico. Ahí, prácticamente el gerente estaría por gusto, simplemente se tendría que dar un paso al costado”.

Sobre la gran cantidad de público en la sede regional con su expediente en mano buscando un puesto de trabajo, señaló que Juan Alvarado y su equipo político están “poniendo en orden” y estimó que a partir de hoy ya no habrá esa imagen.

“Estamos iniciando un nuevo gobierno y obviamente todos necesitan trabajar. Trabajarán los profesionales así sean o no de la campaña, siempre y cuando cumplan el perfil del puesto. Hay que empezar a respetar los documentos de gestión del Gobierno Regional”, sentenció el primer gerente general de la era Alvarado.