Indignados pobladores de San Juan de Marambuco y Santa Rosa de Marambuco y La Despensa llegaron ayer hasta la Plaza de Armas de Huánuco para pedir a las autoridades judiciales “justicia para Yeisa Adelaida”, la niña de 5 años que fue asesinada la noche del domingo. En tanto, el asesino que ha sido identificado plenamente continúa prófugo.

Conmocionados por lo ocurrido durante la fiesta patronal, varones, mujeres, niños y adolescente se reunieron desde temprano en la casa de la víctima y partieron inicialmente hacia Santa María del Valle y marcharon por las calles de la localidad, para luego con el féretro enrumbar en vehículos hacia Huánuco al mediodía.

Durante casi una hora, los manifestantes se posaron en la puerta del Poder Judicial pidiendo justicia, mientras los padres de la víctima y el juez de paz de Marambuco se reunían con el presidente de la Corte Superior de Justicia, Samuel Santos Espinoza, para pedirle que se imponga la máxima pena al asesino.

Luego, entre gritos de “el pueblo pide justicia”, “cadena perpetua para el asesino”, “pena de muerte para el asesino”, los pobladores retornaron a Marambuco donde el sacerdote Jesús Gallo ofició una misa en la que reflexionó sobre la responsabilidad que tienen los padres de educar a sus hijos para que sean buenas personas y no ocurran casos como el de la pequeña Yeisa.

El sacerdote lamentó que Marambuco se haya hecho conocido por un hecho negativo y fue enfático en señalar que Marambuco era un pueblo tranquilo y que la persona que quitó la vida a la menor no era del lugar.

Después de la misa, familiares y pobladores trasladaron en hombros el féretro al cementerio de la localidad, para darle el último adiós a la pequeña de 5 años.

BÚSQUEDA

En tanto, la policía de homicidios y fiscalía continúan las diligencias para ubicar y capturar a Mexico Abel Arratea Allpas, de 23 años de edad, natural de Churubamba, quien según las evidencias sería el asesino de la pequeña Yeisa.

Las autoridades cuentan con una orden para detenerlo, pues la jueza Anabely Meza ha dictado detención preliminar por el plazo de 72 horas, solicitada por una fiscal de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Huánuco.

La Fiscalía acusa a México del delito contra la vida el cuerpo y la salud, en la modalidad de asesinato.

Con el documento en mano, efectivos policiales allanaron a la casa del presunto asesino, ubicado a inmediaciones del parque San Pedro, donde no lo encontraron. Pero se conoció que las autoridades encontraron algunas prendas que el sujeto vestía el día del crimen, según las imágenes de los videos de la fiesta que los pobladores grabaron con su celular.

Después del campeonato de fulbito como parte de la fiesta patronal, se realizó una fiesta en la casa del mayordomo. Todo transcurría con normalidad hasta que al promediar las 7.30 de la noche, Lizeth dice haber perdido de vista por unos segundos a su hija y por más que la buscó esa noche por alrededores no la encontró. Recién a las 6 de la mañana le avisaron que en una pendiente y entre los matorrales habían encontrado una bota pequeña que ella reconoció como la de su hija. Cerca estaba una gorra de color mostaza. La mujer siguió bajando la pendiente y encontró a su niña con el pantalón y ropa interior bajados y en medio de un charco de sangre. La gorra hallada llevó a identificar a Mexico como el principal sospechoso del crimen. Hasta anoche continuaba fugitivo.

Yeisa fue encontrada con un corte a la altura del corazón y el médico legista concluyó que murió desangrada producto de la herida abierta penetrante en la zona toráxica, y por asfixia por sofocación, lo que revelaría que el sujeto le tapó la boca y nariz.