Los residuos de ganado porcino,vacuno y ovino que genera el Matadero (mal llamado camal) de la Municipalidad Provincial de Huánuco son arrojados al río Huallaga, convirtiéndose en un foco de contaminación de sus aguas, según lo constató la Defensoría del Pueblo en una reciente inspección a dicho establecimiento.

Ante esta situación ha solicitado al Senasa que declare en emergencia dicho matadero, cuya autorización de funcionamiento venció en diciembre del 2016.

Pero además, la Defensoría del Pueblo llamó la atención sobre la decisión de la Fiscalía en Materia Ambiental de no establecer responsabilidad por un delito ambiental a pesar de conocer desde el 2016 que el camal vierte aguas residuales y residuos de ganados al Huallaga.

También ha advertido que la Municipalidad no paga hasta ahora la multa que le impuso la Autoridad Administrativa del Agua en el 2017 y demandó a este organismo que ordene a la Municipalidad restaurar la situación del río o asumir el costo de su reposición.

Finalmente la Defensoría advirtió que de no hallar una medida que proteja al río de la contaminación del matadero, demandará su clausura inmediata.