En el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, el Ministerio de Salud (Minsa) informó que, en el primer semestre del 2018, la mayoría de personas que intentó suicidarse en el país sufrió alguna forma de violencia, afectando en mayor frecuencia a jóvenes y adolescentes, principalmente a mujeres. La violencia estuvo presente en uno de cada dos intentos de suicidio y el consumo de alcohol en uno de cada cuatro, según datos de la Vigilancia Centinela del Intento de Suicidio del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Minsa. De las personas evaluadas por personal de salud mental se determinó que dos de cada tres personas con intento de suicidio, presentaban algún trastorno por depresión, y la tercera parte había intentado suicidarse más de una vez.