Ramiro Casquero Jinés acudió al Ministerio Público para denunciar la lesión que sufrió su hijo de 2 años de edad en el interior de la institución educativa particular de nivel inicial “Hermano Francisco”. El niño resultó con un corte en la oreja derecha, que médicos del Hospital de EsSalud suturaron con cuatro puntos.

Al cierre de este reporte el menor continuaba en observación en el referido nosocomio.

De acuerdo con la denuncia de Ramiro, al promediar las 12 del mediodía recibió una llamada a su celular de quien dijo ser el promotor de la institución educativa informándole que su hijo había sufrido un accidente y que debía acercarse para decidir a dónde lo llevaban y si era necesario una atención médico.

Relata que al llegar al jardín de niños encontró en la puerta de la institución educativa al promotor y a su hijo llorando y sangrando del lado derecho de la oreja. El promotor —según dice— le dijo que el niño había sufrido un “pequeño accidente” y entonces Ramiro al advertir el corte en la oreja de su hijo lo llevó al Hospital de EsSalud donde le cosieron la herida.

“El promotor se hizo presente en EsSalud y me dijo que fue un accidente fortuito entre dos niños que chocaron”, contó Ramiro a la fiscal Aurora Roncal Acosta, de la Quinta Fiscalía Provincial Penal Corporativa, que asumió la investigación del caso.

El padre de familia advirtió el incumplimiento de la promesa que le hicieron en la institución educativa cuando matriculó a su niño: que iba a estar al cuidado de la “miss” y una auxiliar; sin embargo, cuando llegué [al jardín de niños] no encontré a ninguna de las profesoras, solo al promotor”.