La jueza Anabely Meza dictó 9 meses de prisión preventiva para México Abel Arratea Allpas (23) asesino confeso de la niña Yeisa Adelaida de 5 años de edad.

En audiencia que duró menos de dos horas, el fiscal César Palli sustentó su pedido de prisión preventiva y detalló los graves elementos que lo incriminaban y relacionaban con los delitos de violación sexual y homicidio calificado en agravio de dicha menor.

Sobre los hechos, el fiscal narró que habría ocurrido entre las 8:00 a 10 de la noche del 13 de octubre, durante la celebración en homenaje a la patrona de San Juan de Marambuco, Virgen del Rosario, de la que sus padres participaban, así como otros familiares y pobladores.

El asesino habría observado el momento en que la menor se dirigía hacia el baño para seguirla. La cargó en sus brazos y la llevó unos 150 metros. Según él mismo habría narrado, la sujetó del cuello y trató de estrangularla hasta que la víctima se desvaneció.

Esta circunstancia fue aprovechado por el llamado “monstruo de Marambuco” para abusar de la indefensa menor a la que luego le incrustó un cuchillo en el corazón, lo que ocasionó que se desangrara hasta morir.

En su afán de ocultar el cuerpo, la arrojó por una pendiente llena de arbustos y volvió a la fiesta y se retiró cuando los padres de la niña ya la buscaban.

Recién al amanecer, el cuerpo sin vida fue hallado por su madre, luego de que una pobladora encontrara una de las botas de la niña. En el lugar estaba también la gorra color mostaza con la que el asesino fue visto por los pobladores.

Al parecer, enterado que sospechaban de él, México Abel cobró por sus días laborados en una avícola de la cuadra 3 del jirón Ayacucho y huyó hacia las alturas del distrito de Margos, donde se supo vivía el hermano de su esposa.

Pero en su casa, las autoridades hallaron sus botines y buzo que tenían manchas de sangre que serían de la menor.

Ante los indicios presentados por el fiscal, el abogado de México no tuvo argumentos para rebatir y la jueza terminó acogiendo el pedido del fiscal ya que la pena que se impondría al investigado sería de cadena perpetua por el delito de violación sexual y homicidio calificado.

Así, la magistrada dispuso 9 meses de prisión preventiva, tiempo en que el cual debería concluir la investigación y juzgamiento del llamado “monstruo de Marambuco”.

Ante la jueza, México Arratea dio estar arrepentido y pedía que lo disculpen.