Una nueva invasión de terreno se cocina en la ciudad de Huánuco. La inacción de la justicia en las anteriores tomas de tierra da pie a que siga esta conducta perniciosa en la provincia, no obstante las modificaciones introducidas no hace mucho en el Código Penal que agravan las penas contra los invasores.

Hasta hace algunas semanas los terrenos del fundo San Roque estaban ocupados por decenas de personas lideradas por dirigentes de la llamada Asociación Civil Nueva Luz de la Esperanza.

Los cabecillas de la invasión de estos terrenos están plenamente identificados y aún el brazo de la justicia no les alcanza.

Tan solo en San Roque se han registrado 30 invasiones y la justicia sigue con los ojos vendados.

Ahora se ha puesto al descubierto la organización de una nueva toma de tierras, esta vez en Cabritopampa, a la salida de la ciudad de Huánuco en la ruta hacia La Unión.

Si al invadir el fundo San Roque ponían en riesgo la cristalización de la construcción del nuevo Hospital de EsSalud en ese terreno, esta vez los invasores pondrán en riesgo la planta de tratamiento de agua potable de Seda Huánuco que está en Cabritopampa.

El sistema de justicia debe actuar, es momento de enviar señales a la sociedad sobre la seguridad de la propiedad privada y pública.