Juan Carlos Picón Álvarez, monitor de gestión local del programa Qali Warma del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), encontró trágica muerte la mañana del jueves en la selva del distrito de Churubamba cuando se dirigía a supervisar el servicio de alimentación escolar en la institución educativa del alejado poblado de San José de Derrepente.

Cruzaba el río Derrepente suspendiéndose del cable tendido de extremo a extremo cuando de pronto el arnés que llevó para hacer más seguro el pase, se atascó. Por la forma en que fue encontrado se presume que intentó soltarse, sin lograrlo, quedando suspendido con una fuerte lesión en el rostro.

Los pobladores de la zona usan pretinas que colocan en los aros del cable y colgados cruzan el río. Era la segunda vez que Carlos llegaba a la zona, según fuentes de Qali Warma.

El poblador que lo acogió la noche anterior en su casa en Lauto, relató que Juan Carlos salió a las 6 de la mañana aproximadamente del jueves hacia el punto para cruzar el río con el cable, distante a 30 minutos de camino. Cuando el poblador le preguntó si sabía cruzar el río con huaro (como llaman los pobladores al cable), respondió que iba a hacerlo con su arnés.

Al día siguiente por la mañana un poblador divisó el cuerpo de un varón colgado en el cable al medio del río.

Personal de Qali Warma salió la tarde del viernes hacia Derrepente con un familiar del monitor, pero tuvieron que regresarse de Puente Duran, porque de noche era imposible seguir el viaje. De madrugada partieron hacia Santa Rosa de Quives, donde acaba la carretera. De ahí emprendieron la caminata de 8 horas para llegar donde estaba el dramático cuadro. Algunos familiares de Juan Carlos ya habían llegado al lugar. Eran las 5 de la tarde aproximadamente y como ni la Policía ni el fiscal iban a llegar (pues el patrullero decidió regresarse de Santa Rosa de Quives por la lluvia), la familia decidió retirar el cuerpo que llevaba tres días colgado. En tanto, en Huánuco se informaba que la Policía alistaba una intervención aérea para el domingo para rescatar el cadáver.

Cuando los familiares de Juan Carlos estaban próximo a llegar a Puente Duran al mediodía del domingo, un patrullero que se dirigía a Santa Rosa de Quives los interceptó y trasladó el cadáver hacia la morgue de Huánuco para la necropsia de ley.

La trágica muerte de Juan Carlos ha conmocionado a trabajadores de programas sociales del Midis, pues antes de llegar a Qali Warma laboró en el programa Juntos. Comunicador social de profesión, egresado de la Unheval, Juan Carlos deja tres hijas menores en la orfandad.

Se ha informado que el jefe de personal de Qali Warma llegó de Lima para los trámites administrativos que corresponden, entre ellos el seguro de vida que tenía el fallecido monitor.