Grover Bravo Astos (32) salvó de morir aplastado por una roca que se desprendió del cerro y destrozó la parte posterior de su vehículo.

El incidente se registró en la bajada a la playa “Barranquito” a las 6.30 de la mañana de ayer. Al impacto de la roca sobre su vehículo, Grover salió disparado y cayó estrepitosamente fracturándose  la pierna izquierda y el brazo. Fue auxiliado por serenos que lo llevaron al Hospital de Contingencia.