Dra. Amarilis Domínguez Palpa

“Soy la mujer que piensa. Algún día mis ojos encenderán luciérnagas” Gioconda Belli.

Cada mes de marzo vuelve la reflexión y los acontecimientos para celebrar con justa razón el Día Internacional de la Mujer. De todas aquellas que inmolaron sus vidas hace más de cien años por reclamar derechos, equidad y oportunidad de participación en la vida pública.

Muchos testimonios de heroínas y lideresas que se desconocen, algunos nombres se han impuesto en la historia a costa de sangre, lucha y emprendimiento. Nada ha sido fácil, surgir de los espacios privados o domésticos a la vida pública y lograr la participación ciudadana.

En estos tiempos seguimos siendo violentadas pese a que existen derechos normados; como consecuencia tenemos los miles de feminicidios, acoso, explotación, desapariciones, violaciones… la tasa de fecundidad en adolescentes se ha incrementado considerablemente y en el otro extremo la mujer usada como objeto y deseo sexual por las grandes empresas con el pretexto del marketing y negocios de todo tipo.

NUEVOS ESCENARIOS Y OPORTUNIDADES EN LA POLÍTICA

En nuestra región las famosas encuestas casi no consideran candidatas para las próximas elecciones, sin embargo, tenemos mujeres que sí están alzando su voz, liderando un proyecto político y esperamos que quienes elegimos somos en su mayoría mujeres, veamos cuál es la propuesta de las candidatas que más nos conviene y en quién podemos confiar.

Se necesitan de verdad mujeres emprendedoras, identificadas con el pueblo, que no se maquillan un día para aparentar liderazgo, son las que vienen como las músicas humildes a trabajar en nombre de la verdad, la justicia y la felicidad.

Para lo cual se necesita implementar escuelas de formación en política y economía especialmente para mujeres, prepararlas para la gestión pública y administrativa a fin de no depender de nadie cuando asuman responsabilidades en espacios de gobierno central, regional o municipal.

CREAR REDES DE MUJERES EMPRENDEDORAS Y LIDERES SOCIALES

Las redes sociales virtuales muy bien nos ayudarían en estos tiempos como herramientas para articular e intercambiar experiencias a nivel de lideresas que contribuya al crecimiento personal, profesional y social de las mujeres.

Organizar encuentros, congresos, foros para debatir los grandes temas sociales y no sólo quedarnos en marchas y pasacalles que en casi nada contribuyen al desarrollo de nuestro género.

Hay avances en reconocer el trabajo de la mujer, aunque el trabajo doméstico aún no ha sido reconocido ni normado, carece de derechos y beneficios sociales; el derecho a una educación gratuita y oportuna es relativa, ¿qué sucede cuando la mujer como madre ya no puede continuar los estudios y asumir responsabilidades laborales?

Necesitamos empoderar a las mujeres en gozar de una prosperidad económica compartida, facilidad en el acceso a la vida política, económica y legal. No depender de una firma o de un apellido para gestionar transacciones y trámites de todo tipo.

NUESTRA CULTURA IMPIDE QUE LAS MUJERES LOGREN LA EQUIDAD

Cada pueblo y nación por sus costumbres y creencias ha impedido el desarrollo y realización humana de muchas mujeres, una sociedad que atenta contra la seguridad de niñas y adolescentes, que no permite que las mujeres tengan sus ingresos económicos propios pese a que cada día hay más mujeres que se incorporan al mercado laboral y conforman la población económicamente activa; la mayoría trabaja en micro y pequeñas empresas, se incrementa sus horas de trabajo compartiendo trabajo remunerado en espacios públicos y trabajo no remunerado en el espacio de la vida doméstica.

LA MUJER JOVEN Y LAS NUEVAS LÍDERES SON NUESTRA ESPERANZA

Sin desmerecer la participación de las mujeres madres trabajadoras, las de edad madura y avanzada; en estos tiempos necesitamos que las mujeres jóvenes se inserten en la vida social, política y económica de nuestra región y país. Por su entusiasmo, vitalidad y disponibilidad de mayor tiempo y menos responsabilidades familiares y laborales… serán las jóvenes quienes como las nuevas semillas tienen que ir liderando grupos y participando activamente en la construcción de una sociedad con equidad de género y en la toma de decisiones en los escenarios y espacios que hoy son excluyentes y elitistas.

La mujer siempre será como una flor que embellece el paisaje, irradia su aroma y da buenas semillas; pero necesita de tierra fértil y agua fresca. ¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER!