El crimen de la anciana Vilma Miraval Mejia (81), perpetrado en febrero del presente año en una localidad del distrito de Pachas, provincia de Dos de Mayo, fue esclarecido en menos de dos meses y el confeso asesino ya está en manos de la justicia.

Tras descubrirse la violenta muerte de la octogenaria, los fiscales Emilio Bartolo Serrano y Alex Salcedo Gómez, junto a peritos de Criminalística y personal de Investigación Criminal a cargo del suboficial Jauregui Gamarra que viajaron desde Huánuco, realizaron una minuciosa investigación y lograron determinar que el nieto de la víctima, Deivid Ariza Martínez (20), era el autor del crimen que conmocionó a la población del distrito de Pachas.

Ante ello, las autoridades tramitaron su detención preliminar que fue autorizada por un juez de La Unión y se procedió a la captura del sospechoso. Su captura se produjo cuando pretendía huir de la ciudad de Lima.

Ariza Martínez fue trasladado a La Unión donde fue sometido a diversas diligencias, entre ellas la reconstrucción de los hechos para lo cual fue llevado a la escena del crimen, así como el interrogatorio durante el cual terminó confesando que mató a golpes a su abuela. “Fue por el maldito dinero” habría dicho a las autoridades.

Según se conoció, la anciana le habría comentado que vendería su terreno a 20 mil soles y que además guardaba otro monto que sus sobrinos le dieron en Lima cuando fue al entierro de su hermano.

Su versión fue corroborada por el médico legista que señaló que la víctima presentaba lesiones en la cabeza, brazos y tórax, incluso se determinó que presentaba fracturas múltiples de costillas lo que le habría ocasionado una hemorragia interna que le provocó la muerte.

Las autoridades no descartan que otras personas hayan participado en el cobarde crimen.

Se conoció que el Ministerio Público está solicitando prisión preventiva para Deivdi Ariza de 20 años de edad y será el juez quien decida si lo interna o no en un establecimiento penal mientras prosigue el caso.

Deivid Ariza