Un niño de apenas 5 años de edad falleció 32 horas después de haber ingerido silicona líquida mientras jugaba en su casa ubicada en Paucarbamba, Amarilis. Inicialmente el menor fue llevado al Hospital Materno Infantil Carlos Showing Ferrari y al día siguiente al Hospital de Contingencia donde nada pudieron hacer para salvarle la vida.

Ocurrió la tarde del domingo 15 de julio. El pequeño Daniel habría ingerido accidentalmente la silicona líquida, sin que sus familiares se dieran cuenta hasta que poco después empezó a quejarse de dolor.

Ante las preguntas de su madre, contó lo que ingirió, por lo que de inmediato fue llevado al Hospital Materno Infantil Carlos Showing Ferrari de Paucarbamba, donde –según dijo la familia a las autoridades– demoraron en atenderlo.

Al promediar las 8 de la noche le realizaron lavado gástrico y al día siguiente, pasado el mediodía del lunes, lo derivaron al Hospital de Contingencia debido a que su situación había empeorado.

Los médicos habían decidido referirlo a Lima, pero por la falta de cama no fue posible hacerlo. En horas de la noche, el niño tuvo un paro cardíaco y pasada la medianoche falleció en el servicio de Pediatría del nosocomio.

La mañana de ayer, el fiscal de turno y efectivos del Departamento de Investigación Criminal (Depincri) llegaron al hospital y trasladaron el cadáver a la morgue del Ministerio Público y más tarde fue entregado a sus padres.