Teresa Chara de los Rios

El 10 de marzo del 2015 se publicó en el diario oficial “El Peruano”, la Ley Nº 30305, “Ley de reforma de los artículos 191°, 194° y 203° de la Constitución política del Perú sobre denominación y no reelección inmediata de autoridades de los gobiernos regionales y de los alcaldes”.

Recordemos que en el Artículo 191, referido a los gobiernos regionales, se varió la denominación de Presidente Regional por Gobernador Regional y la de Vicepresidente por Vicegobernador Regional. Asimismo establece que no hay reelección inmediata, que debe transcurrir otro periodo como mínimo (04 años) para que los ex Gobernadores Regionales o ex Vicegobernadores Regionales, puedan volver a postular, sujetos a las mismas condiciones.

En el Artículo 194° referido a las municipalidades provinciales y distritales, determina que los alcaldes no podrán ser reelegidos inmediatamente, debiendo transcurrir otro periodo como mínimo (04 años) para que puedan volver a postular, sujetos a las mismas condiciones.

El objetivo de esta Ley es contrarrestar la problemática de la corrupción, debido a que en los gobiernos regionales y locales, se viene observando conductas poco honestas y hasta delictivas de algunas autoridades, así como de conformar aparatos organizados de poder, que se dedican a la comisión de delitos en agravio del Estado. Para muestra basta un botón:

Hay ex Presidentes de la República que están siendo investigados, como es el caso de Ollanta Humala y el denunciado Alejandro Toledo, ambos por haber favorecido con obras públicas a la empresa Odebrecht, a cambio de millonarias coimas.

Recientemente se ha dictado orden de detención preventiva para el Gobernador Regional del Callao, Félix Moreno, quien aunque lo niega, al parecer las autoridades que lo investigan, tendrían pruebas que recibió nada menos que 4 millones de soles por favorecer a esta empresa brasileña en la construcción de la Costa Verde, en el tramo del Callao. Asimismo poseería otras propiedades más. En su casa fue encontrada una importante suma de dinero, distribuida hasta en zapatos.

Otra sorpresa ha sido del alcalde de Chilca, Richard Ramos, a quien se le encontró en su vivienda S/. 240,000 soles y $ 30,00 dólares aproximadamente. Lo que más llamó la atención es que Chilca es un distrito con muchas carencias y el alcalde construyó en su vivienda una cancha de futbol con grass sintético.

Hay autoridades que se encuentran en los diferentes penales por la comisión de delitos en agravio del Estado. El exgobernador de Ancash, César Álvarez, se encuentra recluido también en un penal y se le acusaba de pertenecer a organizaciones criminales. El Gobernador Regional de Ancash Waldo Rios, quien se entregó a la justicia, después de once días de estar prófugo, actualmente en prisión.

El caso del exalcalde de Chiclayo, César Torres y su pareja, ambos recluidos. Una de las modalidades delictivas que utilizaba era la de fraccionar compras para no licitarlas y en otros casos, ganaban empresas que no cumplían con entregar los servicios, pero sí se les pagaba.

La lista de las autoridades que están denunciadas y en prisión es larga. Creo que si se develara a todas las autoridades que han cometido o cometen delitos en agravio del Estado, no solo nos llevaríamos grandes sorpresas, sino que se tendría que construir en los próximos años, muchas cárceles.

La impresión que tenemos los ciudadanos de a pie, es que hay un afán por llegar al poder político para tener poder económico en forma rápida y deshonesta. A eso hay que adicionarle, que también existen los operadores de justicia que se prestan a encubrir o limpiar a las malas autoridades denunciadas.

Conocemos que la Ley en mención, no es muy clara en el sentido que la no reelección inmediata no se aplicaría para las autoridades actuales, sino para aquellas que serán electas recién en el 2018, debido a que la Ley no tiene efectos retroactivos. Hecha la ley, hecha la trampa reza un dicho.

Lo cierto mis queridos lectores, que cualquiera sean  los resultados del debate que se realizará en el Congreso próximamente para eliminar esta Ley, con todo lo que estamos conociendo de las autoridades y su afán de enriquecimiento ilícito, considero que no deberíamos volver a elegir a las autoridades que van por la reelección.