Teresa Chara de los Rios
Cuando compramos o construimos nuestra casa, no pensamos que en un futuro próximo, las personas mayores que viven con nosotros, generalmente nuestros padres o suegros, tendrán necesidades especiales.

El paso de los años no son en vano, y eso significa que ellos van perdiendo la visión, audición y estabilidad al caminar o estar de pie, de allí que debemos hacer algunos arreglos en casa, o si ellos tienen la suya, también debemos preocuparnos en adaptarla a sus nuevas necesidades, procurando tengan una mejor calidad de vida,

La mayoría de los accidentes que sufren las personas mayores son por los escalones. Sus movimientos se hacen más lentos, tiene dificultad en subir y bajar los escalones o no ven bien, pierden el equilibrio y caen, muchas veces con consecuencias fatales.

Las casas actualmente son tan reducidas que para ganar terreno, los dormitorios generalmente están ubicados en la planta alta. Lo ideal es que todas las habitaciones estén distribuidas en un solo nivel para evitar que las personas mayores se accidenten; pero si esto no es posible, aquí hay algunas sugerencias para que podemos adaptar las casas y proporcionarles seguridad y confort:

Sillas elevadoras.- Cuando en casa no se tenga espacio para hacer sus dormitorios en la planta baja, existe en el mercado, unas sillas elevadoras que se desplazan por un pasamano metálico adaptado especialmente para ello. Basta presionar un botón y ellos se deslizan fácilmente en condiciones de comodidad y seguridad.

Puertas corredizas.- Las puertas corredizas facilitan el ingreso y salida de las personas mayores sin necesidad de tener que abrir y cerrar las puertas de las habitaciones durante el día. Las puertas deben ser más anchas que las normales para el uso de sillas de ruedas. También son menos peligrosas porque no se cierran violentamente con el viento. Basta colocar un carril para deslizar las puertas y así las mismas personas mayores puedan manipularlas sin mayores esfuerzos y riesgos.

Los baños.- Este es uno de los espacios de la casa más peligrosos para las personas mayores y aun para los niños. Cuando somos jóvenes no pensamos que el baño, siendo un lugar cotidiano,  puede llegar a ser tan peligroso.

Para las personas mayores, entrar a la bañera o ducha, ya no es tan fácil como antes. Muchos de los baños están construidos con mayólicas resbaladizas y tienen esquinas afiladas. En el interior no hay ninguna barra para que se puedan sujetar en caso se resbalen. Es necesario colocar unas barras de seguridad o sujeción, dentro de las duchas. Son fáciles de colocar y no implica un presupuesto significativo.

Los asientos de transferencia.- Algunas personas mayores ya no pueden ingresar y salir de la ducha sin asistencia de otra persona. Los asientos de transferencia permiten que las personas mayores se puedan sentar fuera de la ducha y pasar a través de unos rieles (auto-deslizamiento) hacia dentro. Esto tampoco es costoso, pero si es muy seguro para ellos o para cualquier persona que haya sufrido un accidente.

Las cubiertas de los wáteres o sanitarios deben estar acolchados para evitar que las personas adultas al sentarse bruscamente por su inestabilidad, puedan tener una fractura. Asimismo se vuelven más friolentas y la cerámica es muy fría para ellos. Es importante  colocar barras alrededor del sanitario para que ellos puedan sujetarse y sentarse con comodidad.

Detector de Humo.- Conforme van pasándolos años también las personas adultas de vuelven más olvidadizos y dejan las ollas en la cocina y se olvidan de apagar el fuego cuando se trasladan a otra habitación o salen fuera.

Adaptar la casa donde habitan las personas mayores es una muestra de amor y gratitud a nuestros padres o familiares que en su juventud y adultez, nos dieron su apoyo  y velaron por nosotros. Hagamos que sus últimos años sean de calidad.

“Lo ideal es que todas las habitaciones estén distribuidas en un solo nivel para evitar que las personas mayores se accidenten”