José Luis Trujillo Calderón
Aún recuerdo el día en el que Rubén Alva ganó las elecciones y llegó al Gobierno Regional de Huánuco. Eran días de mucho optimismo, la frase cliché del ‘Gran Cambio’ sonaba por todos lados y las expectativas en la población eran altas, pero pasó el tiempo y ésta se fue apagando y se acabó el romance entre el gobernador y el pueblo.

El reciente robo de las memorias de las unidades móviles de salud no hacen más que desnudar la ineficiente gestión de Alva, porque estas unidades, también llamadas hospitales móviles, según denuncias periodísticas están en el abandono desde el 2015. ¡Que alguien me explique! Cómo es que en Huánuco podemos darnos el lujo de no utilizar hospitales móviles cuando tenemos un hospital de contingencia funcionando a medias y otro a duras cuestas avanzando su construcción. Eso tiene nombre, se llama incapacidad de gestión.

Ya se van acabando los cuatro años de ‘gestión’ de Alva y creo que a estas alturas ya podemos decirlo: “una vez más nos equivocamos al elegir a nuestras autoridades”. Ahora, tampoco podemos llenarnos la boca y tildarlo de desastroso, pero algo es cierto: no estuvieron a la altura de un gobierno digno y nunca llegó el ‘Gran Cambio’ que prometieron.

Haciendo de abogado del diablo podría decir que Alva, como punto a su favor, “ordenó la casa”, concluyó las obras paralizadas de la gestión anterior e hizo una que otra obra que al final no trascendió por su falta de comunicación. En todo su gobierno nunca supo llegar a la gente, nunca mostró su clase política y mucho menos gerencial. Ojalá las autoridades entiendan que no solo se trata de ganar elecciones, sino que hay que saber moverse en el ámbito político – gerencial y que saber comunicar es importante.

Estamos a menos de un mes de elegir a nuestras próximas autoridades; ojalá esta vez no nos equivoquemos y no nos dejemos llevar por las frases bonitas o eslogans de campaña, porque los políticos no llegan solos al poder, somos nosotros, es el pueblo quien los pone ahí, para nuestro bien o nuestro mal.