Por incumplir el pago de su deuda de más de 190 000 soles, la Municipalidad de Amarilis no podrá continuar usando el botadero de Chilipampa para la disposición final de los residuos sólidos de sus vecinos. La mañana de ayer sus vehículos recolectores fueron impedidos de llegar al botadero hasta que sus autoridades se comprometieron a firmar un cronograma de pago a la Municipalidad de Huánuco.

“Cada quince días pagaremos dos meses de la deuda”, comentó el gerente de Administración de Amarilis, Edgar Adriano Cajas, al precisar que deben 195 000 de 16 meses. “Antes de fin de mes pagaremos la deuda del 2016”, anotó.

Adriano Cajas justificó el retraso en los pagos por el uso del botadero en la alta morosidad en el pago de arbitrios de los vecinos del distrito

“El costo del mantenimiento del botadero es alto, se tiene que pagar personal, el mantenimiento de la maquinaria, comprar insumos para enterrar los desechos”, explicó la subgerenta de Gestión de Residuos, Antonia Pio Aparicio, al justificar el cierre del botadero a Amarilis.