Obras de Ingeniería S.A. o simplemente Obrainsa, la empresa que en consorcio con la española Joca construye el nuevo Hospital Regional Hermilio Valdizán Medrano de Huánuco, inició ayer su procedimiento concursal preventivo, empujada por la crisis financiera que atraviesa y que se ha visto agudizada con el proceso que enfrenta al ser acusada de ser una de las empresas constructoras nacionales integrantes del denominado “Club de la Construcción” que pagó coimas para adjudicarse obras públicas.

El Indecopi confirmó, en su Boletín Concursal, que Obrainsa ha quedado sometida a su solicitud al procedimiento concursal preventivo y con la suspensión de la exigibilidad de sus obligaciones.

¿Qué es el procedimiento concursal preventivo? “Es aplicable a aquellos sujetos que, de manera diligente, anticipan la situación de crisis inminente que podría afectarlos. En este procedimiento, la junta de acreedores estará en aptitud de pronunciarse por la viabilidad o no de la propuesta de refinanciación de obligaciones formulada por el deudor como solución para evitar un incumplimiento, a corto plazo, que podría derivar en una situación mucho más critica”, explica el Indecopi.

Citando a la Gerencia General de Obrainsa, el diario de economía Gestión, informó que el procedimiento concursal implica la suspensión de exigibilidad de todas las obligaciones que Obrainsa tiene pendientes y que se hubieran devengado hasta el inicio de este procedimiento en la víspera.

También —dice— lleva a la suspensión temporal de los procesos judiciales que la empresa tuviera en su contra y se encontrasen en fase de ejecución.

Ahora, los acreedores de la constructora deberán presentar sus solicitudes de reconocimiento de créditos en los 30 días hábiles posteriores a la fecha de ingreso a este proceso.

El mismo Diario informa que al tercer trimestre de 2018, Obrainsa tenía obligaciones financieras por S/ 251.3 millones con entidades estatales (entre las que se incluyen a los Ministerios de Vivienda y Transportes y los Gobiernos Regionales de Huánuco y Ayacucho) y otros S/ 49.7 millones con privadas. Los pasivos totales llegan a S/ 669.9 millones.

DIEZ MILLONES MÁS

Obrainsa, en consorcio con Joca, se adjudicó en el 2014 la construcción del nuevo Hospital Regional Hermilio Valdizán Medrano en la ciudad de Huánuco por más de 162 millones de soles. El concurso de selección lo hizo el Organismo de Estados Iberamericanos (OEI) por encargo del Gobierno Regional que le pagó 1 millón 600 mil soles.

En junio del 2017 empezó la ejecución de la obra que a la fecha ha incrementado su presupuesto a través de adicionales. El primer adicional de más de 2 millones se aprobó en la gestión de Rubén Alva por modificaciones en la cimentación al detectarse filtración de agua.

La semana pasada se informó que la empresa tramita otros dos adicionales, uno de 4 millones de soles para la instalación de telepantallas en las 180 camas de hospitalización, maternidad y UCI y otros 2 millones para el sistema de comunicación.

El gerente general del Gobierno Regional, Luis Briceño, adelantó que aprobarán estas dos valorizaciones porque hacerlos después significará mayor costo.

Pero además se supo que Obrainsa tramita otro adelanto por materiales de 4 millones de soles que sería desembolsado por el Gobierno Regional en los próximos días.

En la última inspección que realizó a la obra la semana pasada el gobernador regional, Juan Alvarado, se informó que la obra tenía 52 % de avance financiero frente al 28.55 % de avance físico.

Un integrante del equipo de Obrainsa en Huánuco dijo que continuarán trabajando en la construcción del Hospital Regional y que están a la espera del adelanto y los adicionales solicitados.

Marco Argandoña, inspector de la obra, indicó que el área legal del Gobierno Regional evaluará la nueva situación financiera de Obrainsa para determinar las acciones que se deben tomar.

“Si hay inconvenientes se verá la salida: si se interviene la obra o se resuelve el contrato”, indicó.

Entre tanto, dijo el hasta hace poco administrador del proyecto, los  trabajos deben continuar de forma normal.

El grupo económico Tejeda Moscoso continuará al mando de la administración de Obrainsa durante el proceso.

Obrainsa pierde  demanda contra el  Estado por S/21 millones

El Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) informó que el Tribunal Arbitral declaró infundada las demandas de las empresas Obrainsa y Cosapi, que pretendían obtener ventajas económicas durante la ejecución de contratos por S/29’099.701.

A través de la Procuraduría Pública del MTC, el Estado logró que las demandas de Obrainsa y Cosapi de S/21’705.700 y S/7’394.001 sean declaradas infundadas.

Obrainsa inició una serie de procesos arbitrales contra el MTC, bajo argumentos tales como el otorgamiento de ampliaciones de plazo y reconocimiento de mayores gastos generales derivados en la ejecución de contratos de obra.

Respecto a Obrainsa, fueron objeto de demanda los contratos de ejecución de la obra “Construcción y Mejoramiento de la Carretera Camaná – Dv. Quilca – Matarani – Ilo – Tacna, Sub Tramo 1: Matarani – El Arenal, Sub Tramo 2: El Arenal – Punta de Bombón”, por S/19,1 millones; y la “Rehabilitación y Mejoramiento de la Carretera Dv. Negromayo – Occocuro-Pallpata- Dv. Yauri” por la suma de S/2,5 millones.

De igual modo, Cosapi demandó al Estado Peruano respecto al contrato de ejecuicón de la obra “Rehabilitación y Mejoramiento de la Carretera Cajamarca-Celendín-Balsas, Tramo km 52+000- Celendín”. El Tribunal Arbitral declaró infundadas las pretensiones del contratista por la suma de S/7’394.001,68. (El Comercio)