Por unas horas fue paralizada ayer la construcción del Hospital Regional Hermilio Valdizán por obreros del Sindicato Regional de Construcción Civil que exigían al consorcio Obrainsa-Joca pagar la liquidación que corresponde a 125 de sus excompañeros.

El consorcio se había comprometido a pagar las liquidaciones en mayo y junio, pero ante el incumplimiento y siete meses después del fin del contrato de los obreros, los sindicalistas decidieron paralizar la obra.

“La empresa se comprometió a pagar al primer grupo de 63 obreros el 23 de setiembre y al segundo grupo de 62, el 7 de octubre”, informó Jotwin Criollo, secretario general de l Sindicato Regional de Construcción Civil.

“La protesta no es de gran magnitud porque anteriormente no firmamos un acuerdo escrito, esta vez sí. Además, no podemos paralizar la obra sabiendo que es de urgencia concluirla para que la población reciba una atención de calidad en salud”, comentó.