Aladino Canayo Pérez (88) fue arrastrado por uno de los huaicos que cayó en la zona de Carpish cuando intentaba cruzar la masa de lodo, piedras y palos que bloqueaban la carretera Central, para continuar su viaje a la ciudad de Pucallpa.

Juana Canayo Saldana, hija mayor del octogenario, llegó a Huánuco para buscar a su padre y ayer intentó en vano identificar si una de las piernas recuperadas de entre el huaico en Carpish correspondían a su padre.

Juana con sus familiares llegó a Carpish al saber del hallazgo de restos humanos. También estaban los familiares del docente Frank Figueroa que aplaudieron el trabajo de los rescatistas.

En declaraciones a la prensa el viernes último, Juana relató que antes del viaje de su padre la noche del domingo pasado tuvo un disgusto con él porque no estaba de acuerdo con su viaje por su avanzada edad.

“Mi padre salió de Lima rumbo a Pucallpa junto con su hermano para ver a su hermana que está enferma en Pucallpa”, relató al indicar que su tío Fernando le contó que su padre fue arrastrado por el huaico cuando ambos cruzaban. Eran las 8 de la mañana aproximadamente del lunes 11 de marzo.

Julio Encarnacion Espinoza (68) también denunció en la Comisaría de Acomayo la desaparición de su hijo Jhony Encarnacion Espinoza (29), quien a las 10.45 de la mañana del lunes 11 de marzo llamó al celular de su hermana para avisarle que estaba viajando de Tingo María a Huánuco y que había un huaico en Carpish y que pasaría caminando. Desde entonces no saben nada de él.