Por José Chávez V.

El padre Oswaldo Rodríguez Martínez nació en el pueblo de Cochachinche (Ambo) el 5 de agosto de 1956. Estudió su primaria en su pueblo natal y la secundaria en el Colegio Parroquial San Luis Gonzaga y la GUE  Leoncio Prado. Los eclesiásticos los realizó en el Seminario Mayor San  José de Cañete.

Fue ordenado sacerdote el 16 de enero de 1982 por la imposición de manos de Mons. Antonio Khünner Khünner.

A lo largo de sus 38 años como clérigo supo ganarse el aprecio de creyentes y no creyentes gracias a su  trabajo por los que menos tienen y por su amor a Dios.

Sus obras: El 15 de febrero de 1982 reabre el Seminario Mayor de San Teodoro de Huánuco, convirtiéndose en su promotor y rector hasta 1992.

En 1982 fue nombrado párroco del Sagrario La Merced hasta 1985 y luego rector de la Capellanía de Cristo Rey. En 1983 funda la Congregación Religiosa de las Hermanas Servidoras de Jesús Sumo y Eterno Sacerdote. El 16 de enero de 1986 es nombrado director del Colegio Seminario San Luis Gonzaga.

El 23 de octubre de 1983 inicia la devoción de María Causa de Nuestra Alegría construyendo la Ermita y posteriormente el Santuario María Causa de Nuestra Alegría en Las Pampas. En 1983 inició la escenificación de la Vía Crucis en Huánuco hasta 1988 y continúa en Churubamba de  1994 hasta 1999 y en Huánuco hasta el 2002.

El 22 de marzo de 1993 inaugura la Casa de Retiro Betania. Viendo que muchos niños dormían en la calle, funda el comedor para niños trabajadores en la parroquia La Merced. Luego lo continuará en el Colegio a San Luis Gonzaga e inicia la Casa Hogar Nazareth que años más tarde se convirtió en la Aldea Infantil San Juan Bosco. Para continuar su apoyo a los jóvenes que desean seguir estudios superiores, inicia La Casa de los Jóvenes Pillko Marka y La Casa Santa Rosa.

En 1993 es nombrado párroco de Santa María del Valle y en la parroquia de San Pedro de Acomayo (1995 – 1997).

El 14 de agosto de 1998 creó el Colegio Parroquial Pillko Marka en los niveles de primaria y secundaria.

El 19 de marzo de 2009 construye la Casa San José  para albergar a los enfermos mentales.

En el 2008 publicó el libro “Un sueño de esperanza hecho amor permanente” y el poemario “Mis Primeros Versos a mi Madre Divina” (2013).

El  9 de agosto de 2014  funda La Casa Albergue Mis Abuelitos en Cochachinche, para acoger a los ancianos en situación de abandono.

Actualmente sigue al frente de estas obras contando con el apoyo de personas de buena voluntad.