Esta vez el Tribunal Constitucional, por unanimidad, declaró inconstitucional los cambios al Reglamento del Congreso referidos a la cuestión de confianza que el Ejecutivo puede solicitar al Parlamento, que fue promovida por el congresista aprista Mauricio Mülder y contó con el apoyo de los fujimoristas.

Esta es la segunda norma promovida por Mülder que el Tribunal Constitucional declara nula, en menos de un mes. Y eso puede darnos más luces del abuso de la mayoría aplastante que ejerce la alianza aprofujimorista en el Congreso de la República.

La Ley que prohibía la publicidad estatal en medios de comunicación social privados y la resolución que aprueba la modificatoria del Reglamento del Congreso y restringe competencias constitucionales propias del Presidente de la República o los ministros de Estado, han sido hechas y aprobadas sin razonamiento jurídico, pero sí con mucho cálculo político y tufillo de venganza política.

En ambos casos, el Tribunal Constitucional ha desnudado la falta de sustentación técnica y legal de dichas normas y su clara contravención con la Constitución Política.

Los magistrados de dicho tribunal deberían ocupar su tiempo en otros casos que miles de ciudadanos tienen pendientes de tramitar, pero debe distraerse en normas engendradas por la ira y la irracionalidad de la alianza aprofujimorista.