Porque nadie lo fue a visitar, un interno del penal de Potracancha se quitó la vida colgándose con una soguilla a un camarote de madera. Es el segundo suicidio en menos de una semana.

El suicida ha sido identificado como Floriano Román Dextre (43) quien estaba procesado por el delito de violación sexual, en agravio de una menor de edad. Según una versión, hace unos días iba a ser sentenciado, pero la audiencia se reprogramó.

Según las primeras indagaciones, Floriano se quitó la vida en un ambiente que era ocupado por otros internos, los que habían salido al patio a recibir sus visitas.

Román Dextre también esperaba visita y quería recibirla en dicho ambiente que le fue prestado por un evangélico. Al ver que ya nadie llegaría a verlo y los internos volverían a sus celdas, el agobiado recluso decidió acabar con su vida.

El presunto violador se había atado el cuello con una soguilla la cual ató a un camarote de madera y se colgó. Al volver los presos a sus celdas, se percataron del cadáver y comunicaron al personal del INPE que a su vez informó al Ministerio Público.

Un fiscal y policías levantaron el cuerpo y lo llevaron a la morgue donde hoy se realiza la necropsia como lo disponen las normas.