El proyecto de construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales de Huánuco, Pillco Marca, Amarilis y Santa María del Valle ha quedado en riesgo de no ejecutarse por la falta de un terreno a causa de la demora en el Gobierno Regional (incluye obviamente al Consejo Regional) en tramitar la donación o no del terreno del Humedal de Huachog a la Municipalidad Provincial de Huánuco para ese propósito, pero también por la falta de previsión de las autoridades municipales de un escenario negativo a su propuesta en la entidad regional.

A estas alturas los 2.5 millones de euros (casi diez millones de soles) ofrecidos por el banco alemán de fomento KFW para hacer realdidad dicho proyecto están prácticamente perdidos.

En la Municipalidad ahora buscan terreno de privados (aunque sin dinero para comprarlo) en un último intento para no perder esa inversión.

No será la primera vez que un gran proyecto en Huánuco se pone en riesgo por falta de terreno. Antes fue la construcción del Hospital Regional Hermilio Valdizán Medrano (tuvo que demolerse su vieja infraestructura para usar el terreno para la nueva edificación que se hace) y la del Hospital de EsSalud lleva varios años en espera porque no hay terreno. La falta de planificación urbana, la informalidad de quienes gobernaron y el desinterés de la sociedad civil nos están pasando factura.