José Luis Trujillo Calderón

Estamos en plena fiesta del Mundial de Fútbol y pese a que nuestra selección ya fue eliminada, qué duda cabe que el Perú es un país futbolero. Pero aun así, hay quienes dicen: “Es solo fútbol…” Lo que muchos no entienden es que gracias a las EMOCIONES que precisamente devienen del fútbol, por estos meses la economía nacional estuvo al alza.

Muchos se preguntarán ¿qué tiene que ver el fútbol con la economía? Es simple, la mayor parte de las compras que realizamos la hacemos de manera EMOCIONAL. Pese a que aparentemente todo lo hacemos de manera racional, no es así. Nos gusta pensar que todas nuestras compras las hacemos en base a análisis, cálculos, costes y beneficios, cuando lo cierto es que está demostrado que el 80 % de nuestras decisiones de compra de cualquier producto está basado en un tema emocional y de estados de ánimo.

Quiero hacerte unas preguntas, a ti que me estás leyendo: ¿En estos últimos meses compraste alguna camiseta de la selección nacional o algún artículo de la misma? La otra pregunta es: ¿Lo necesitabas de una manera racional o lo hiciste de manera emocional siguiendo el desenvolvimiento social? Solo tú tienes la respuesta.

Y ahora dirán: ‘Con el fútbol la gente solo compró camisetas y souvenirs de la selección, y con eso no se mueve la economía’.  Nada más falso. El entusiasmo, la esperanza, el sentido de pertenencia y más, no solo te lleva a comprar ‘cosas’ relacionadas al fútbol, sino que al tener un estado de ánimo óptimo, también compramos diversos artículos que quizás ni siquiera estaban en los planes.

Y en el tema de la economía es simple, cuando existe movimiento, tanto en compras y ventas este sistema se activa y es beneficiosa para todos; así que no solo es #fútbol.