Dos efectivos policiales con menos de un año de haber egresado de la Escuela Técnica de la PNP con sede en Tingo María están envueltos en un escándalo de proporciones al ser grabado, uno de ellos, recibiendo el dinero que pidió como coima para no llegar con la combi intervenida a la Comisaría de Huánuco para imponer al chofer la papeleta de infracción al Reglamento Nacional de Tránsito por conducir sin el cinturón de seguridad.

El caso de estos dos jóvenes llama poderosamente la atención y pone en tela de juicio la calidad de la formación de los futuros policías en la Escuela Técnica de Santa María del Valle. ¿Para muestra un botón?

No son pocas las veces en que se han señalado cobros indebido al interior de la Escuela Técnica por parte de algunos que precisamente tenían la tarea de instruir y formar a los nuevos policías.

La Escuela Técnica y el alto mando de la Policía no han emitido pronunciamiento alguno al respecto, aunque sí han habido esfuerzos para capturarlos y sean procesados conforme a las normas vigentes.

El caso de estos dos policías debería al alto mando policial y a la misma Dirección de la Escuela Técnica a una revisión del plan curricular reforzando la formación ética, implementando al interior de la misma Escuela medidas de control para evitar prácticas corruptas al interior que terminan siendo modelos del mal accionar para los estudiantes.