El Juzgado Penal Supraprovincial de Huánuco, integrado por los magistrados Edwin Ventocilla, Renzo Veramendi y Allasi Pari, condenó a Neufahel Rojas Cierto (24) y a su conviviente Migdolia Silva Gregorio (21), a 31 y 27 años de cárcel, respectivamente, al ser declarados responsables del descuartizamiento de la expareja de Neufahel, Zolina Palacios Daza, ocurrido el 15 de setiembre de 2017, en la localidad de Chico, distrito de Jacas Grande, provincia de Huamalíes.

La infortunada víctima dejó en la orfandad a un niño de apenas 2 años de edad, pero dos días antes de su cruel muerte, precisamente junto al ahora sentenciado, participó de una audiencia por alimentos, en el Juzgado de Llata, sin presagiar que la pensión solicitada sería el móvil principal para que 48 horas después sea asesinada.

Para la fiscal de la provincia de Huamalíes,  Gavi Hilario Calixto, quien tuvo a su cargo el caso, la pena pudo ser de cadena perpetua de haberse comprobado el delito de feminicidio agravado, pero los resultados de la necropsia, determinaron que Zolina murió por asfixia, ahorcada, y luego recién le cercenaron la cabeza, brazos y desaparecieron sus órganos vitales.

Mientras que el juicio para la tercera implicada Vilma Alvarado Falcón (22), cuñada de Migdolia, ha sido reservada hasta que sea capturada.