Amelia M. Díaz Tarazona

Si vamos a pensar en un alimento prácti­co, delicioso, refrescante y light, rápidamen­te debemos pensar en el pepinillo, todos es­tos beneficios se lo aporta su gran contenido de agua ya que el 97% de su peso es liquido, aunque no parezca es familia de la sandia y del melón, solo que no es considerada fruta por no contener azúcar, su riqueza nutri­cional radica en la variedad de minerales que contiene como el potasio que le de pro­piedad diurética por ello es desintoxicante ayudando a eliminar residuos tóxicos de nuestro organismo y magnesio, el cual brin­da energía al cerebro mejorando el sistema nervios, entre las vitaminas sobresale la C la cual aprovechamos mejor cuando la con­sumimos con todo y cáscara, vitamina del complejo B, provitamina A y vitamina E.

Es rico en un mineral del cual poco habla­mos el silicio, el cual por acción del oxigeno da lugar al silice, que en la naturaleza forma piedras preciosas como el cuarzo y el ópalo y en la industria se suele usar para fabricar vidrio, pero los que se encuentran natural­mente en los alimentos como en el pepinillo van a resultar sumamente beneficiosos en la formación y desarrollo adecuado de huesos, articulaciones, cartílagos y el colágeno, por ellos es muy usado en productos externos de belleza como cremas y mascarillas, además de protegernos de las contaminaciones con aluminio ya que interactúa con este otro mineral toxico, que esta presente en la ma­yoría de los utensilios que usamos para coci­nar y comer, neutralizándolos.

Contiene lignanos como el pinoresinol, lariciresinol y el secoisolariciresinol, que son antioxidantes, inclusos con acción de fitoes­trogenos con beneficios muy apreciados en la salud humana ya que tiene la capacidad de bloquear los efectos negativos del estrógeno a ciertas edades, que pueden conllevar al de­sarrollo de cáncer de los órganos relacionados a hormonas como el de mama, útero, ovario y próstata, además el lignano pinoresinol tiene efecto hipoglucemiante es decir reduce el azú­car en sangre, beneficios para los diabéticos.

Los pepinos tienen una defensa natural contra los insectos, dada por un compuesto químico llamado cucurbitacina, el cual le da un sabor amargo, cuando están inmaduros, pero que al encontrarse maduros y listos pa­ra comer están en cantidades precisas para brindarnos sus beneficios anticancerígenos.

Y como si fuera poco sus beneficios inter­nos a la salud los pepinos son usados en mu­chos spas de manera tópica, para hidratar y refrescar el cutis y sobre los parpados y con­tornos de ojos para mejorar la apariencia de la piel y evitar bolsas y ojeras.