Un grupo de vecinos de los asentamientos humanos Pedro Huilca y San Cristóbal del distrito de Amarilis se movilizaron la mañana de lunes pidiendo a la empresa municipal Seda Huánuco la autorización para que la Municipalidad Distrital de Amarilis ejecute el proyecto de agua potable y alcantarillado de dichas zonas.

“Vivimos más de 20 años aquí y no tenemos agua potable”, se quejó el dirigente del asentamiento Pedro Huilca, Albino Santos Caballero, al indicar que son alrededor de 300 familias entre ambos asentamientos humanos las que no cuentan con el servicio de agua potable.

Dijo que a la semana reciben solo por media hora agua potable por parte de la empresa Emapa.

El alcalde del distrito, Robinson Aguirre, que llegó con los vecinos a Seda Huánuco, se reunió con el gerente y presidente de la empresa, José Luis García Cárdich y Gustavo Palacios, respectivamente, para solicitar la pronta ejecución del proyecto “por ser de necesidad el servicio básico”.

Durante la reunión, Cárdich señaló que el proyecto debe ser replanteado porque los asentamientos humanos se encuentran en zonas de alto riesgo.

“Estamos solicitando un plano catastral de los futuros usuarios para verificar quienes están en zonas de riesgo y quienes no”, manifestó al afirmar que no se dará la conexión a los que están en vulnerabilidad.

El gerente de Seda Huánuco dijo que serán “minuciosos” al entregar las autorizaciones para la instalación del servicio de agua y alcantarillado en zonas de alto riesgo. “Se han dado conexiones en zonas que no se debería dar por ser peligrosas”, manifestó.

Robinson Aguirre se comprometió a emitir una ordenanza municipal comprometiéndose a replantear el proyecto, mientras los funcionarios se comprometieron a firmar un acta de compromiso para iniciar lo más pronto posible el proyecto en Pedro Huilca y San Cristóbal.