Dos días antes de que se realicen las Elecciones Regionales y Municipales, el entonces candidato a alcalde de Churubamba, Elber Leandro Zúñiga, alertó a la Fiscalía y Policía de que en su distrito algunas personas se estaban organizando para atacar el local de votación y destruir las ánforas electorales el domingo 7 de octubre. Ese día se realizaron los comicios y tras el conteo de votos que dieron como ganador a Leandro Zúñiga un grupo de personas tomó el colegio Micaela Bastidas donde se instalaron las mesas de votación y destruyeron el material electoral. Los efectivos policiales y del Ejército fueron superados por la turba que incluso quemó un pabellón de la referida institución educativa.

En su denuncia, el tres veces alcalde de Churubamba identifica a cuatro personas y adjunta un audio y mensajes de Whatsapp de coordinaciones para perpetrar el sabotaje a las elecciones con el argumento de que habrían electores golondrinos. Se supo que la Fiscalía de Prevención del Delito derivó la denuncia a la Fiscalía Penal de turno.