Bonilla Pimentel Feliz, uno de los invasores de La Pedroza, presentó ante la Corte Superior de Justicia de Huánuco un recurso de casación contra la resolución de la Sala Penal de Apelaciones que declara infundada la apelación interpuesta por los hermanos Huamán contra la orden de desalojo de todos los que ocupan las 72 5600 hectáreas del fundo La Pedroza que pertenece a la comunidad campesina de Yurajhuanca.

“El desalojo está suspendido hasta que haya un pronunciamiento de la Corte Suprema”, afirmó el presidente de la Comunidad Campesina de la Microcuenca de Mancapozo, Teófilo Huamán Soria.

Según resolución nº 1 de fecha 5 de setiembre, la Sala Penal de Apelaciones concede el recurso de casación a Bonilla Pimentel elevándolo a la Corte Suprema de Lima para su pronunciamiento.

Huamán Soria sostiene que no podrán retirarlos mientras no exista un fallo firme. “Y si nos deniegan, aún tenemos el proceso civil”, advierte.

La Comunidad Campesina de la Microcuenca de Mancapozo consiguió su inscripción en Registros Públicos hace un mes aproximadamente con 2500 asociados.

Ellos, en abril de este año, ingresaron al predio La Pedroza y se niegan a salir a pesar de la orden judicial. “Nosotros no estamos contaminando, cuidamos el lugar”, anotó el dirigente ante las acusaciones de los posesionarios (grupo del alcalde de Llicua, Ronald Silva) de depredar y contaminar el agua.