La venerada imagen del Señor de Burgos realiza desde ayer un nuevo recorrido procesional por Huánuco y Amarilis que ha sido justificado por el obispo de la Diócesis de Huánuco, monseñor Neri Menor, en el propósito de que la imagen del Cristo Crucificado llegue a zonas que antes no había llegado.

El recorrido mantiene algunas calles tradicionales, deja de lado otras e incorpora nuevas. Pero al final, el recorrido llega a los cuatro extremos de la ciudad.

Sin embargo, el cambio del recorrido ha sorprendido a muchos debido a la falta de difusión previa. Muchos barrios se han visto sorprendidos con la novedad de que la imagen pasará por sus puertas y en algunos casos ni se han alistado para el recibimiento, otros se esmeran.

Desde la Hermandad del Señor de Burgos se informa que la nueva ruta está en evaluación y las conclusiones servirán para decidir la ruta de la procesión del próximo año.

Ahora bien, resulta positivo que la imagen del Señor de Burgos recorra calles que antes no lo ha hecho y en las que también tiene fieles. No debería mantenerse un circuito rígido. Cada año debería variar ésta con el criterio de llegar a sitios que el año anterior no visitó. Así todos tienen su oportunidad. El sentido de la procesión es fortalecer y promover la fe de los católicos y ojalá así se entienda.