El Órgano Instructor de Proceso Administrativo Disciplinario de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán recomendó sancionar con destitución de esa casa superior de estudios al servidor Félix Franklin Reátegui Valladolid, por “abandono injustificado” de su puesto de trabajo los meses de abril y mayo del 2016.

Así lo confirmó el asesor legal externo de la Unheval, Ángel Lazo, quien afirmó que el informe de dicho órgano instructor es el resultado del proceso administrativo sancionador iniciado contra el servidor técnico adscrito a la Jefatura del Departamento Académico de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Unheval.

Citando el informe firmado por el jefe de Gestión de Recursos Humanos de la Unheval y presidente del Órgano Instructor, Humberto Riquelme, el abogado sostuvo que Reátegui Valladolid ejerció su derecho a la defensa durante el proceso administrativo, pero no ha podido demostrar que tenía licencia sindical para ausentarse de su puesto de trabajo los meses de abril y mayo del año 2016.

Y en cambio, Secretaría General de la Unheval ha reportado —siempre según el informe del Órgano Instructor— que no existe ninguna resolución concediendo licencia sindical en esos meses a Reátegui, ni oficio de éste solicitando que se le otorgue.

Debido a que el rector de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán, Reynaldo Ostos, se inhibió de participar en el proceso administrativo sancionador contra el también secretario general de la CGTP, la Unheval consultará a Servir si Ostos debe o no firmar la resolución acogiendo o desestimando la opinión del Órgano Instructor o quién en su reemplazo debería firmarlo. “Hay un vacío en la norma”, anota Ángel Lazo.

En todo caso, es cuestión de días para que la Unheval decida la suerte del controvertido Franklin Reátegui.

AUSENCIAS INJUSTIFICADAS

El informe de precalificación del secretario técnico de procesos administrativos disciplinarios de la Unheval, dio inicio al proceso sancionador contra Reátegui “por haber incurrido en ausencias injustificadas en los siguientes periodos: Del 1 al 31 de enero del 2016, el 1 y 2 de febrero, del 3 de abril al 3 de mayo del 2016 y del 4 al 31 de mayo del 2016.

Durante el proceso, Franklin Reátegui respondió que del 4 de enero al 2 de febrero estaba de vacaciones y así lo corroboró el Órgano Instructor con la constancia de vacaciones emitida por el jefe de la Unidad de Escalafón y Control de la Unheval.

Lo que no ha desvirtuado el dirigente son sus inasistencias del 3 de abril al 3 de mayo. “Hasta la fecha no ha presentado resolución alguna que acredite que del 03 de abril del 2016 al 03 de mayo del 2016 haya esta de licencia”, dice el informe del Órgano Instructor de Proceso Administrativo Disciplinario de la Unheval.

Lo que ha dicho Reátegui es que el 4 de abril solicitó licencia sindical en su condición de secretario general del Sindicato de Trabajadores Contratados de la Unheval.

Sin embargo, la Unidad de Escalafón y Control informó que no existe registro o cargo de algún documento presentado por Franklin Reátegui solicitando licencia sindical con fecha 4 de abril. Y la Unidad de Trámite Documentario reportó que no recibió ningún documento de Reátegui el 4 de abril del 2016.

“Es evidente que al no haber solicitado licencia alguna, no se dio trámite a dicho pedido”, concluye el Órgano Instructor en su informe final.

INASISTENCIAS DE MAYO

Y sobre su inasistencia del 4 al 31 de mayo del 2016, Reátegui ha dicho que se encontraba en uso de su licencia en cumplimiento del Convenio Colectivo firmado entre la Federación Nacional Ambiental de Trabajadores del Sector Público y Privado y la Unheval.

El informe del Órgano Instructor señala que dicho convenio no existe en los archivos de la Unheval, ni en los de la Dirección Regional de Trabajo y Promoción del Empleo, ni tampoco fue comunicado a Servir.

Pero aún más, advierte que en el “supuesto negado” de existir dicho convenio, éste no podría justificar las inasistencias de Reátegui a su centro de trabajo desde el 4 al 31 de mayo, porque fue firmado —según él mismo lo ha dicho— el 21 de junio del 2016.

“Es decir, supuestamente se firmó el referido convenio 21 días después de la comisión de la falta de abandono injustificado que ya había cometido” Reátegui, precisa el informe.

El abogado Lazo precisa que los convenios colectivos no tienen efecto retroactivo, se firman en el cuarto trimestre del año y entran en vigencia recién el primer día hábil del año siguiente.

Por estas consideraciones sostuvo que si de verdad existiera dicho convenio, sería ilegal porque está lleno de vicios que llevan a su nulidad.

Tres representaciones sindicales tiene Franklin Reátegui: 1)Secretario general del Sindicato de Trabajadores Contratados de la Unheval; 2) Secretario general de la CGTP; 3) Secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Público y Privado del Perú; y por todos ellos ha gozado de licencia o facilidades laborales que le permitían cobrar su remuneración sin trabajar.

Ángel Lazo, asesor legal externo de la Unheval.