Hace casi un mes, el Gobierno Regional instaló un puente sobre el río Huallaga, a un costado del Camal Municipal, para ayudar a descongestionar el tráfico vehicular en el óvalo y puente Esteban Pavletich. Aquella vez la Municipalidad Provincial de Huánuco -encargada de regular el tránsito urbano- anunciaba que el puente sería de un solo sentido: salida de la carretera Central para ingresar a la ciudad de Huánuco, para que cumpla su propósito.

Pues bien, los días transcurren y el referido puente modular sigue, como el primer día, con tránsito en doble sentido y trozos de micas y vidrios rotos de vehículos por choques, además de generar otro cuello de botella en la carretera Central, a pocos metros del óvalo y puente Esteban Pavletich.

Desde la Municipalidad de Huánuco parecen haberse desentendido del problema o simplemente no ven el que se está generando y va en crecimiento.

No hay que esperar que la sangre llegue al puente todavía para instalar las señalesde tránsito correspondientes, ni para emprender la campaña de orientación con la Policía e Inspectores de Tránsito.

Una semanas de operativos y presencia policial en la zona con la correcta señalización, el  nuevo puente modular servirá a su propósito, se reducirán los riesgos de accidentes de tránisto y la ciudad tiene orden, por lo menos en ese sector.