El alcalde de Amarilis, Antonio Pulgar, respondió a las críticas de un grupo de regidores de que no se está respetando el plazo para las convocatorias a sesiones de concejo. Y si bien reconoció que no cumplieron con lo establecido por el Reglamento del Concejo: citar con 24 horas de anticipación a sesión extraordinaria, dijo que lo hicieron porque se trataba de un tema urgente.

Sin ocultar su fastidio, señaló que la incomodidad de un grupo de regidores “no es justificada” porque era un tema urgente que debió tratarse el martes, pero ante la inasistencia de los concejales tuvieron que posponerlo un día.

“Pronied [Programa Nacional de Infraestructura Educativa] nos solicita firmar un convenio para financiar tres colegios en Chichuy. Era urgente. Se convocó a sesión esa tarde para la noche y solo asistieron cuatro regidores”, relató el alcalde al señalar que “por responsabilidad con la población, [los regidores] debieron asistir”.

Al no asistir los regidores, la sesión tuvo que ser aplazada para el día siguiente, donde se aprobó el convenio para la construcción de las nuevas infraestructuras educativas.

Sobre el horario de las sesiones del concejo indicó que a pedido de los mismos regidores se programan en las tardes, pero como la mayoría trabaja y a veces se hacen tarde –a pedido de los otros regidores– se les espera.