Emer Arangüez

Los restos del suboficial PNP Jhonell Ríos Soria (24), asesinado en una emboscada narcoterrorista en el Vraem, serán velados y sepultados en su tierra natal, el centro poblado de Ramal Aspuzana, provincia de Tocache, San Martín.

Así lo informó el alcalde Ernesto Olmedo Neyra, quien izó la bandera a media asta en señal de duelo. Narró que el joven policía terminó sus estudios primarios y secundarios en la I.E. Ciro Alegría Bazán.

“Ramal de Aspuzana está de duelo por la pérdida irreparable de uno de sus hijos a manos de la delincuencia que opera en el Vraem”, manifestó.

El ministro del Interior, Mauro Medina Guimaraes, condenó el ataque de un grupo de narcotraficantes que dejó como saldo la muerte del SO3 Ríos Soria, quien recibió un impacto de bala cuando retornaba de un operativo antidrogas efectuado en el centro poblado del distrito de Anco (provincia de La Mar, Ayacucho).

El titular del Interior indicó que investigarán hasta dar con todos los responsables.

De acuerdo a la información policial, un equipo de 38 efectivos de la Divoead de Palmapampa retornaba del centro poblado Irán, después de destruir dos laboratorios de procesamiento de droga, cuando intervino una camioneta y una moto lineal a la altura del sector conocido como Chaupimayo hallando 12 kilos de droga en la camioneta.

En ese momento se recibieron disparos de armas de fuego desde la parte alta de un cerro adyacente lo que provocó la muerte del policía Ríos Soria. Tras repeler el ataque, los efectivos capturaron a Wilder Ramos Yucra (34) y Alcides Carbajal Bendezú (26).