TINGO MARÍA – Emer Arangüez

El próximo sábado se realizará la jornada cívica de recolección y eliminación de los caracoles gigantes africanos que, según especialistas de la Red de Salud Leoncio Prado, son sumamente peligrosos para la salud de las personas  debido a que  son reservorios de múltiples enfermedades con consecuencias lamentables.

Así lo decidieron el alcalde provincial de Leoncio Prado y funcionarios del Senas y de la Red de Salud Leoncio Prado en reunión multisectorial.

La campaña de recolección y eliminación de los caracoles gigantes africanos se realizará en el sector Afilador, la quebrada Auri y el caserío Clorinda Mattos de Turner, en los distritos de Rupa Rupa, Castillo Grande y Mariano Dámaso Beraún, se informó.

Carlos Ramírez Doria, representante del Senasa Tingo María, explicó que las zonas con mayor cantidad de dichos moluscos son Afilador, las quebradas del Águila, Cushuro (Rupa Rupa) y Auri (Castillo Grande), además del caserío de Clorinda Mattos de Turner (Mariano Dámaso Beraún).

Sostuvo que se trata de una plaga que afecta a diversos cultivos tropicales (cacao, plátano entre otros), y se reproducen demasiado rápido.

El especialista advirtió que el caracol africano es hemafrodita y se reproduce a partir del año poniendo un promedio de mil huevos en sus cinco o seis años de vida

Médicos veterinarios de la Red de Salud dijeron que la secreción o baba de esta variedad de caracol está llena de nematodos (gusanos unisexuales) que afectan la salud humana causando meningitis, eosinofilica y la anglostrongiliosis abdominal.

Por eso advirtieron que para manipular cada caracol se debe proteger las manos y evitar contaminarse con la baba, lo que podría ser muy lamentable.

En Chanchamayo y Satipo, el Senasa ha aplicado el químico metaldehído con el fin de combatir la plaga del caracol africano que está incluido entre las cien especies exóticas invasoras más dañinas en el planeta.