El Juzgado de Investigación Preparatoria Anticorrupción ordenó días atrás la prisión preventiva por 18 meses del alcalde del distrito José Crespo y Castillo, Javier Bardales, en el proceso que se le sigue por el supuesto delito de colusión agravada en la adjudicación y firma de contrato con el Consorcio San Sebastián para la construcción del drenaje pluvial de la ciudad de Aucayacu. Bardales optó por pasar a la clandestinidad y la alcaldía de José Crespo Castillo quedaba acéfala.

Aunque sin sesión de por medio, los regidores han encargado al teniente alcalde Sandro Vásquez Tuesta la alcaldía municipal, mientras esperan que el Poder Judicial notifique de la resolución que ordena la prisión de Bardales.

Bardales, por su parte, acudirá, a través de sus abogados, a la Sala de Apelaciones para que se revise la decisión que lo priva de la libertad.

En tanto camina el caso en el Poder Judicial, es importante que al interior de la Municipalidad de José Crespo y Castillo se mantenga el orden, la sucesión se haga de manera democrática y con respaldo para evitar conflictos que solo agravarían la situación en la Municipalidad y perjudicarían aún más a la población.

Esta situación especial requiere de madurez política de parte de los regidores y un mayor sentido de responsabilidad de los funcionarios para que la transición se haga sin sobresaltos y la marcha de la Municipalidad continúe beneficiando a la población.