Pier Paolo Marzo Rodríguez
En Huánuco, según la Dirección Regional de Trabajo, 431172 personas trabajan y según el Banco Central de Reserva, casi la mitad (49,7%) en el campo (agricultura, ganadería y pesca). De la otra mitad, el 23,7 % trabaja en servicios – comercio (11,9%), transportes (5,9%) y turismo (5,9%) – 4,2% en construcción, 5,2% en manufactura y 0,8% en minería.

Pero solo el 13% de las personas que trabajan, lo hacen formalmente, con derechos. El 87% restante no tiene contratos de trabajo y por ende, no aporta a un fondo de pensiones ni acumula una compensación por tiempo de servicios ni goza de períodos vacacionales.

¿Qué nos dicen esas cifras?

Que la prioridad hoy es formalizar a nuestros trabajadores, en el campo y en la ciudad. El trabajo dignifica a las personas cuándo se ejerce con derechos. Y la falta de formalidad avizora un futuro de incertidumbre masiva para los adultos mayores del mañana. Además configura un escenario poco atractivo para los jóvenes de hoy, que por ende ven en la migración una mejor oportunidad de desarrollarse profesionalmente. Y eso no es justo ni para los adultos mayores ni para los jóvenes ni para nadie en esta región con tanto potencial – es la región con mayor superficie agrícola y forestal del Perú, con 536,5 mil hectáreas de superficie agrícola y una de las que tiene mayor potencial turístico, según el Plan Regional Exportador -.

¿Qué hacer para formalizar?

En los sectores comercio, manufactura y construcción, incentivar a los empresarios a formalizar a sus trabajadores. aumentando la fiscalización laboral y facilitando la tramitación. Esto requiere de liderazgo del gobierno regional y en específico de su Gerencia de Desarrollo Económico, que hoy cuenta con un conocedor de la problemática al frente, a quien el gobernador ha de darle el máximo respaldo político. Con ese liderazgo, debe impulsar el Grupo de Formalización Laboral, cuya secretaría técnica la tiene la Dirección regional de Trabajo, y donde participan instancias de los niveles nacional, regional y municipal de gobierno. Por su parte, la gerencia regional de Infraestructura debe asegurar que el 100% de los trabajadores contratados en obras de construcción financiadas por el Estado en sus niveles nacional, regional o municipal, cuenten con todos los derechos de ley.

En los sectores agrícola y turismo, promover intensivamente condiciones para el aumento de los ingresos de las familias, invirtiendo en el desarrollo de capacidades de la agricultura familiar con programas y proyectos de tecnificación agraria y puesta en valor de recursos turísticos. Esto último implica asegurar la conectividad hacia dichos recursos y fomentar la mejora de la calidad de los servicios que se brindan a su alrededor, tanto para el turismo arqueológico como para el de Naturaleza.

Y todo ello fomentando los emprendimientos. Según el BCRP, en Huánuco tiene una de las tasas de generación de micro y pequeñas empresas formales más alta del Perú: por cada 100 empresas, el 2017 se crearon 10 más[1]. Y vemos como jóvenes huanuqueños ganan concursos de innovación todos los años. Bien haría el gobierno regional en dotar de más recursos al fondo Mipyme y facilitar el acceso a capital a los emprendimientos innovadores (¿qué joven tiene cuenta en el Banco de la Nación? allí un ejemplo de requisitos que deben cambiarse), ayudándoles a su formalización. La actitud emprendedora debe fomentarse desde las escuelas, rurales y urbanas y eso ha de liderarse desde la Dirección Regional de Educación.

¿Mientras el Gobierno hace su tarea, qué podemos hacer los demás?

Los empleadores, valorar el trabajo de quiénes aportan a que sus empresas se sostengan. Con contratos que partan desde el sueldo mínimo para arriba, apoyando la capacitación de sus trabajadores. Si todos lo hacen, no habrá que temerle a que el trabajador capacitado se vaya. Otro trabajador, capacitado en otra empresa, ocupará su lugar … siempre que se le trate con respeto.

Los trabajadores, valorar la importancia de la unión, que hace la fuerza: recordando que lo que le pasa a uno le pasa también a vecinos o colegas. Y, unidos, exigir respeto a los derechos, cumplimiento de obligaciones de empresarios y gobernantes; así como buscando su propia capacitación permanente.

¡Huánuco puede salir adelante! Con el compromiso y el trabajo de todos

[1] http://www.bcrp.gob.pe/docs/Sucursales/Huancayo/huanuco-caracterizacion.pdf Aquí también las cifras citadas antes.