El argentino Gustavo Ariel Rodas quien llegó en el 2008 a Perú para jugar por el Bolognesi de Tacna y vivió su mejor momento en el 2010 con la camiseta del León de Huánuco, logrando el subtítulo nacional y siendo elegido el mejor jugador del año, confesó que no le gusta el fútbol, pero no descarta la posibilidad de volver a jugar.

A sus 33 años y tras pasear su fútbol por Perú, Colombia, Bolivia, China y Japón, Gustavo Rodas reapareció con una sorprendente confesión: “La verdad, no me gusta para nada el fútbol. Tengo amigos fanáticos y les digo no me hables más de fútbol. Me cuesta ir a jugar con ellos. Le escapo al fútbol. Ni siquiera lo veo por televisión. Lo único que veo es Newell’s. No descarto poder volver a jugar y seguir apoyando económicamente a mi familia”, acotó.

MEJOR QUE MESSI

‘Billy’ Rodas como lo conocen, fue catalogado en su momento como mejor que Messi, fue formado en el Newell’s, era de la categoría ’86, mientras que ‘Leo’ encabezaba la ’87.

Debutó en Primera División a los 16 años anotando rápidamente su primer gol. Además, Gustavo Rodas brillaba en las juveniles de Argentina saliendo campeón en el Sudamericano Sub-17 del 2003 que se realizó en Bolivia.

A los 15 años, ‘Billy’ ya había firmado su primer contrato profesional. En Newell’s apostaban por él, pero muchos no se daban cuenta que aún era un chico y no tenía las cosas claras.

“Yo quería hacer cosas típicas de chico y no podía. En inferiores de AFA se descontroló un poco todo. No lo tomaba tan responsablemente. No sentía mucho al fútbol, lo jugaba porque tenía las presiones de mi viejo. Con 16 años era mucho descontrol, hacía lo que quería y se me fue de las manos. Al debutar tenía todo lo que quería y en lo que menos pensaba era en el fútbol”, sostuvo el volante.

Tras la separación de sus padres, Rodas se convirtió en papá y tuvo que ver por su familia.

“Me tuve que hacer cargo de mis hermanos, que eran rebeldes como yo. Fue una carga para mí, pero quería que mi familia estuviera bien y tuviera lo que necesitaba para vivir. Pensaba en llegar lejos, pero para estar bien, no soñaba tanto en grande. Quería ganar plata y lo tomaba como un trabajo, no tenía muchas ambiciones en el fútbol. No lo sentía, ni me gustaba y esa falta de pasión me habrá jugado en contra”, agrega el futbolista para Infobae.

CLAVE

Rodas fue pieza clave en el León de Huánuco del 2010 para conseguir el subtítulo y terminó anotando 10 goles. Su última aparición en el fútbol profesional fue en el 2017 en la Universidad César Vallejo.