A siete años de haber sido denunciado por el delito de corrupción de funcionarios, el exfiscal de Lauricocha, Loris Arias Carbajal, fue absuelto por los jueces superiores Richar Ninaquispe Chávez y Rocío Marín Sandoval, mientras el magistrado Yofré Barreto Castillo votó a favor de que sea condenado a 8 años de cárcel, uno menos de lo que solicitaba la Fiscalía Anticorrupción.

Para los jueces que decidieron por la absolución del exfiscal, “existe duda razonable a favor del encausado Loris Arias Eduardo Carbajal”.

Para sustentar su decisión, Ninaquispe y Marín cuestionan la forma en que Guzmán Leandro Hilario identificó en su denuncia ante el fiscal Lenin Tadeo a los fiscales Loris Arias Carbajal y Miguel Lévano Mendoza y al entonces chofer de la Fiscalía de Lauricocha, señalando que a los dos primeros les dio dinero a cambio de que dejen en libertad a su hijo detenido por una acusación de violación sexual.

“Llama la atención que el testigo haya consignado en la denuncia verbal los nombres completos del fiscal a cargo de la investigación Miguel Jesús Lévano Mendoza y del conductor (…) no obstante que hasta ese momento el testigo [denunciante] solo conocía al acusado Loris Arias y que fue más adelante, casi al término de la diligencia que recién tuvo a la vista una toma fotográfica donde habría reconocido a Loris Arias, Miguel Jesús Lévano y al conductor…”, dicen los jueces Ninaquispe y Rocío Marín.

“ Es evidente que el solo hecho de haberse mostrado al testigo [denunciante] una fotografía escogida a libertad del fiscal a cargo de la denuncia no constituye una diligencia específica de reconocimiento en rueda de conformidad con lo prescrito por el articulo 189 del Código Procesal Penal”, agregan cuestionando la actuación del fiscal Lenin Tadeo.

Otro hecho que cuestionan los dos jueces superiores es que Guzmán Leandro y su primo variaron su declaración sobre los hechos en la etapa de juicio oral.

Aunque inicialmente Guzmán dijo que entregó 3 000 soles al fiscal Loris, en juicio oral manifestó que entregó el dinero al fiscal Miguel Lévano.

Lévano fue excluido de este proceso judicial tras su repentina muerte.

Además Ninaquispe y Marín han tomado en cuenta la versión de Loris de que el día que supuestamente solicitó dinero al denunciante, había salido de Jesús para atender un caso de violencia familiar. Un familiar de la supuesta víctima de violencia corroboró en el juicio la versión de Loris que además acompañó un acta de frustración de diligencia para acreditar su dicho.

Sin embargo cabe anotar que Guzmán le dijo a las autoridades que entregó el dinero a Loris en la carretera a Jivia el mismo día que él dice haber salido para atender el caso de violencia familiar y en la camioneta de la Fiscalía y en la que también estaba Lévano.

Ninaquispe y Marínconcluyeron que la declaración en juicio del fiscal Lenin Tadeo que recibió la denuncia contra Loris, “no es completamente coherente, y es que, es evidente que en el afán de magnificar los cargos, introdujo información que le restan fiabilidad al testimonio; lo que sumado a los conflictos personales que mantuvo con el encausado, y que ha sido reconocido por gran parte de los órganos de prueba, incluso por Lenin Tadeo, son claras evidencias, que inciden en el requisito de ausencia de incredibilidad subjetiva”, por lo que decidieron absolver a Loris.

Para el juez Yofré Castillo hay diez hechos que prueban que Loris incurrió en el delito contra la administración pública en la modalidad de cohecho pasivo y por lo tanto debe ser condenado a 8 años de pena privativa de la libertad y el pago de 5 mil soles de reparación civil