Con una compleja operación, médicos del Hospital Regional Hermilio Valdizán Medrano salvaron la vida a una bebe de un mes de nacida con una enfermedad congénita.

Así lo hizo saber el director ejecutivo de dicho nosocomio, Luis Vásquez Reyes, quien relató que la menor de 30 días de nacida llegó con sus padres al servicio de Emergencia con el diagnóstico de obstrucción intestinal más síndrome compartimental severo, sepsis y disturbio hidroelectrolítico.

El especialista que la evaluó en el Hospital concluyó que se trataba de una malformación congénita llamada Seno Urogenital que ocasionaba gran distensión de la vagina (colpocele gigante) que se complicaba con una gran distensión abdominal y dificultad para la irrigación normal de los miembros inferiores siendo internada e intervenida quirúrgicamente realizándole una colostomía.

El cirujano pediatría  Jerson Gaspar explicó que la bebe nació con una malformación en el aparato genitourinario. Es decir, la uretra y la vagina terminaban en un canal común por lo tanto la vagina se llenaba de orina mezclándose con secreción vaginal ocasionando colpocele severo, lo cual originó la gran distención abdominal ocasionando obstrucción intestinal y no permitía la irrigación sanguínea normal de los miembros inferiores, provocando a su vez el aumento del volumen de los mismos (síndrome compartimental), lo que podría ocasionarle incluso la pérdida de las piernas, si no fuera atendida a tiempo.

Gaspar operó a la bebe con el cirujano general Carlos Espinoza Ramirez y el anestesiólogo Italo Guzmán Kabiz, quienes fueron apoyados por los pediatras y enfermeros que brindaron asistencia pre y postoperación. Todo cubierto por el SIS.

La intervención quirúrgica duró una hora y media aproximadamente y consistió en liberar todo el tracto digestivo, ayudando además a la recuperación de la irrigación sanguínea de los miembros inferiores.

La menor fue dada de alta dos días después y su recuperación es estable. Sin embargo fue referida, por consulta externa, a Cirugía Pediátrica del hospital San Bartolomé en Lima  donde le realizarán una operación definitiva, con la presencia del médico Gaspar.