La Oficina Desconcentrada de Control Interno de Huánuco del Ministerio Público ha sancionado a los fiscales Brosely Osco Mamani y Gina Claudia Tomás Vilcahuamán por dejar en libertad a Wilder Espíritu Deza (27) a pesar que confesó haber arrojado al río Huallaga a Judith Chagua Alminco (15) y su hija de 1 año y 2 meses, la noche del 9 de febrero, en el lugar conocido como Tingo Pampa, en el caserío Villa Sol, distrito de Chinchao.

Roberto Castillo Velarde, jefe de la Oficina Desconcentrada de Control Institucional, firmó la resolución que impone a Brosely Osco Mamani y Gina Claudia Tomás Vilcahuamán, fiscal adjunto provisional titular y fiscal provincial provisional de la Primera Fiscalía Provisional Penal Corporativa de Huánuco, respectivamente, la sanción disciplinaria de multa del 5 % de su haber mensual.

La resolución también declara infundada la acción disciplinaria contra Claudia Malma Cordero y Julia Mellado Salazar, ambas como fiscales provinciales titulares de la Quinta Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Huánuco.

Pier Marzo Rodríguez, titular de la oficina de la Defensoría del Pueblo, dijo que, si bien la sanción no es muy drástica, sí afectará el proceso de ratificación o la participación en los concursos de ascenso de ambos fiscales.