La sangre llegó al río. La huelga nacional indefinida de los productores paperos ya ha cobrado dos víctimas mortales, uno en Cerro de Pasco (Pasco) y el otro en Tablacacha, Tayacaja, Huancavelica. La sangre ha llegado al río y la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, exhibió ayer una sorprendente desinformación sobre el problema que tiene a los paperos en las calles de las ciudades y sobre la solución planteada por el Ministerio de Agricultura.

En Cerro de Pasco se ha confirmado que el productor Celestino Flores Venturo murió a causa de la bala que le impactó a la altura del abdomen. Y en Huancavelica se reportó que el cadáver de un campesino de 27 años fue encontrado cerca del campamento de la represa de Tablachaca, en el distrito de Quichuas, provincia de Tayacaja, donde se produjo un enfrentamiento entre huelguistas y policías.

Mientras la violencia se desataba en las provincias, sorprendentemente la premier Mercedes Aráoz declaraba que el Gobierno estaba comprando el excedente de la papa blanca a los campesinos a 1 sol el kilo. Sin embargo, uno de los motivos del paro de los campesinos es precisamente su exigencia de que el Gobierno les compre el kilo de papa blanca a 1 sol, porque lo están haciendo, por lo menos en Huánuco, a 0.55 céntimos.

El paro agrario ya se ha teñido de sangre y ha confirmado la desinformación del Gobierno sobre la problemática papera.