Tal como lo anunciaron, diversas organizaciones gremiales y sociales de Huánuco salieron ayer a las calles para expresar su oposición a la venta de la Centra Hidroeléctrica de Chaglla por parte de la transnacional Odebrecht y demandar que esta infraestructura pase a propiedad del Gobierno Regional para que se reduzca el costo de la tarifa de la energía eléctrica en esta parte del país.

Aunque el paro fue convocado para 48 horas, se suspendió la tarde de ayer ante la promesa del presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, de tratar el tema en la próxima sesión del Consejo de Ministros con participación de autoridades y dirigentes del departamento de Huánuco.

La noche del miércoles, un grupo de dirigentes agrupados en el Comando Regional de Lucha (Corul) ratificaban la decisión de impulsar la medida de fuerza aun cuando la Prefectura no había otorgado las autorizaciones y garantías solicitadas para el desarrollo de la protesta.

Las acciones para hacer sentir la protesta comenzaron desde las tres de la mañana, aproximadamente. Piquetes empezaron a desplazarse hacia los puentes de ingreso y salida a la ciudad. Otros concentraban en las puertas del local de Construcción Civil para desplazarse por las calles de la ciudad e impedir que los comercios abran sus puertas y los transportistas circulen.

Para las 4 de la madrugada, llantas ardían en el puente Esteban Pavletich que comunica Huánuco con Amarilis y que es usado por los ómnibus que cubren la ruta Huánuco-Lima y viceversa. La carretera Central estaba bloqueada con piedras, madera, llantas y cuanto objeto encontraron a su paso los huelguistas, desde el puente Joaquín Garay hasta el puente Savoy, en la jurisdicción del centro poblado de Llicua, Amarilis.

Contingentes policiales mantenían vigilancia en dichos puentes para evitar mayores incidentes.

Con el paso de las horas el paro fue cobrando fuerza y el tránsito en la carretera Central quedó interrumpido. Al sur el bloqueo se mantuvo hasta Andabamba. Pasajeros que venían de Ambo, Pasco, Lima no tuvieron otra opción que caminar para llegar a sus destinos.

Los vecinos de Cayhuayna que tenían que llegar a sus centros de trabajo en Huánuco también tuvieron que caminar, al igual que los que residen en Amarilis, La Esperanza y en las urbanizaciones al norte de la carretera Central.

En tanto en la ciudad de Huánuco la restricción del tránsito vehicular iba en aumento. Algunos transportistas y motociclistas que se atrevieron a salir fueron castigados a correazos por algunos manifestantes.

Algunos comercios se atrevieron a abrir sus puertas que se apuraban a cerrarlas ante la proximidad de algún piquete, o atendieron de manera restringida. Los dos mercados de la ciudad capital de departamento cumplieron lo anunciado: cerraron sus puertas, en respaldo al paro.

Las instituciones públicas tenían contingentes de policías resguardando, pero la mayoría optó por cerrar sus puertas. Un piquete llegó a la Municipalidad de Amarilis para exigir un pronunciamiento a favor del paro.

Los manifestantes que salieron a la marcha desde el parque Amarilis y los que lo hicieron desde el óvalo de Cayhuayna llegaron al promediar las 11 de la mañana a la sede del Gobierno Regional buscando diálogo con sus autoridades.

Ahí se concentraron todos y los piquetes fueron reduciéndose en las calles y carreteras. El tránsito fue restableciéndose en la carretera Central y el tráfico y comercio en las calles de la ciudad empezaron a simularse a las de un domingo. A las 4 de la tarde se decidió la suspensión del paro tras la confirmación telefónica del gobernador regional, Juan Alvarado, desde Lima, de que el Gobierno Nacional iba a escuchar las demandas de Huánuco sobre la Hidroeléctrica este miércoles en la sesión del Consejo de Ministros.

Piquetes recorrieron las calles y dieron de correazos a algunos choferes.

Policías limpiaron las vías para restablecer el tránsito

Manifestantes en la carretera Central.

Pobladores de Pillao también estuvieron en la protesta.

Los mercados de la ciudad no atendieron.

Esta fue la situación en el tramo Huánuco-Andabamba-