TINGO MARÍA-Emer Arangüez

Cansados de ser ignorados por el Gobierno, los pobladores del valle Alto Tulumayo realizaron ayer una asamblea y conformaron su Comité de Gestión Propuente Alto San Juan de Tulumayo, presidido por el exalcalde de Antonio Mansilla Minaya (distrito de Chaglla), Roberto Ventura Evaristo.

“Necesitamos el puente vehicular más de 5 mil agricultores del poblado Antonio Mansilla Minaya y de los caseríos adyacentes de los distritos de Luyando y Daniel Alomía Robles, para trasladar nuestros productos de panllevar a los mercados de Tingo María, Huánuco y Lima”, afirmó Ventura Evaristo.

Por ahora dependen de un bote a motor y de que el río Tulumayo no eleve su caudal para sacar sus productos. “Cuando el bote a motor se malogra o crece el río no podemos transportar nuestros productos (…) muchas veces se pudren en nuestras chacras o almacenes”, relata.

Ellos hacen uso de un vetusto puente para cruzar el río. “Hace 15 años el puente peatonal fue reconstruido con el apoyo del Gobierno Regional cuando Luzmila Templo era presidenta regional”, refiere.

A la asamblea realizada en La Colorada por dirigentes y pobladores de 16 caseríos del valle Alto Tulumayo, asistieron también la alcaldesa de Chaglla, Mercedes Tolentino, y su gerente municipal Marco Antonio Ortega Puchuri.

Ortega Puchuri anunció que apoyarán la gestiones para hacer realidad dicho puente. “También coordinaremos con la Municipalidad de Luyando. El proyecto será a corto plazo por estar en peligro la vida de miles de habitantes”, afirmó.

Roberto Ventura refirió que los pedidos para que se construya el puente sobre el río Tulumayo datan desde el 2015.

A consecuencia de ello los ahora exalcaldes de Luyando (Lusmila Pérez) y de Daniel Alomía Robles (Miguel Huaytán) con el entonces congresista Guillermo Bocangel visitaron Alto San Juan de Tulumayo en febrero del 2018 y ofrecieron un puente modular de 46 toneladas, pero solo fue eso: ofrecimiento, porque después no hicieron nada, según Ventura.