Al disolver el Congreso de la República, el jefe de la Nación, Martín Vizcarra, convocó a elección de congresistas para el día 26 de enero del 2020 para que completen el periodo de gobierno 2016-2021. Y ayer, el Jurado Nacional de Elecciones ha emitido su primera resolución para organizar las elecciones de enero y marcando el derrotero que ha de seguir para estos comicios: “adoptar medidas excepcionales”.

En dicha resolución, el tribunal electoral fijó “de manera excepcional” el cierre del padrón electoral el día 30 de setiembre, por ser la fecha que se convocó a la elección. Así las cosas, el proceso electoral ha comenzado y será el JNE quien irá adecuando los plazos para el cronograma electoral.

Así las cosas, corresponde ahora a las organizaciones políticas acelerar sus procesos para seleccionar a sus mejores cuadros para postularlos al Congreso.

La vocación democrática de los partidos políticos está a prueba, la capacidad para elegir mejores candidatos que los que estaban en el parlamento, también.

Algunos analistas afirman que se trata de unas elecciones poco atractivas porque los elegidos estarán tan solo 18 meses en el Congreso.

Corresponde entonces a las organizaciones políticas organizarse y presentar a sus candidatos para que todo vuelva a la normalidad y tengamos un Congreso mejor.