A seis años de cárcel y el pago de 5 000 soles de reparación civil, fue sentenciado el exjuez suplente del Juzgado Mixto de Lauricocha Moisés Roldan Goycochea Fernández, quien en menos de 24 horas aprobó y pretendió ejecutar el embargo de más de 6 millones de soles de las cuentas de la empresa Telefónica en el Banco de Crédito en Huánuco, hasta donde llegó personalmente en el 30 de enero del 2007.

La Sala Mixta Permanente de la Corte Superior de Justicia de Huánuco presidida por el juez superior Ernesto Diestro y León e integrada por los también jueces superiores Rocío Marín y Alberto Berger, encontraron culpable del delito de cohecho pasivo específico (corrupción de pasiva de magistrados) en agravio del Poder Judicial a Moisés Goycochea Fernández y han ordenado su ubicación y captura.

La sentencia que fue leída la tarde del martes, señala que está “probado” que el entonces juez mixto de Lauricocha tuvo una “conducta de celeridad inusual y persistió en un procedimiento (embargo) al margen de la ley” en el proceso seguido por Arturo Cavalie Cornejo contra Telefonica por pago de compensación por tiempo de servicio (CTS) y beneficios laborales por 420 766.39 soles, cifra que con la liquidación de intereses [que aprobó Goycochea] se elevó a 6 090 118.87 soles.

También dice que está probado que el 29 de enero del 2007, Arturo Cavalie solicitó el embargo en forma de retención de dos cuentas bancarias de Telefónica en el Banco de Crédito por el monto de liquidación (más de 6 millones de soles) y ese mismo día el juez aprobó el embargo y ordenó que se pague a Arturo Cavalie y al día siguiente el mismo juez con su secretario se trasladó a las oficinas del Banco de Crédito en Huánuco para ejecutar el embargo y ordenó la detención del gerente de oficina y el gerente de operaciones, Wilber López Malaverry y César Nilton Aguirre Huamán, por negarse a ejecutar el embargo. Ambos indicaban que Telefónica no tenía los 6 millones en su dichas cuentas y que adeudaba 31 millones de dólares al Banco de Crédito que tenía derecho preferente de embargo. Finalmente el embargo no se ejecutó, los dos ejecutivos fueron liberados con un hábeas corpus y Goycochea dejó de ser juez y ahora es un prófugo de la justicia.